Por Blim
Somos el servicio de entretenimiento perfecto para ti. Tus series, películas, programas y hasta partidos de fútbol los encuentras hoy en una misma plataforma. ¡Empieza a disfrutarlo ahora mismo!

Desafortunadamente, el delito se ha convertido en el pan de cada día en México. A diario nos enteramos de un crimen diferente y lo peor es que muchos, miles, quedan sin resolver. Tan solo en la Ciudad de México en 2016, las agencias del Ministerio Público recibieron más de 165 mil denuncias de crímenes que van desde los considerados como No graves hasta los de Alto Impacto.

Así, no es raro pensar que detrás de estas denuncias encuentras un enorme archivo con pruebas, investigaciones y testimonios, en plena capital del país. Una enorme bodega; una bóveda de delitos sin resolver a la que muy pocos tienen acceso y casi nadie conoce.

Este lugar, perteneciente a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, fue llamado (casi como si fuera burla) Dirección Ejecutiva de Bienes Asegurados, un eufemismo que minimiza todo lo que encierra ese lugar de 5.000 metros cuadrados: ropa, cuchillos, cadenas, armas, droga, juguetes. Una bodega de historial criminal que es conocida por los que trabajan ahí como “museo del delito”, “bóveda” o “caja fuerte”.

Entre las cuatro paredes de la bóveda del delito hay miles de escalofriantes historias que han golpeado a la ciudad y al país entero en diversas ocasiones. Aún siguen poniendo la piel de gallina, aún siguen dando de que hablar, aún siguen sin resolver… En medio de los archivos se ocultan casos como el de Casa Hogar Adulam, un lugar definido por las autoridades como una “casa de los esclavos”, descubierta en 2010:

Ahí dormían 37 vendedores callejeros, niños incluidos, obligados a vender encendedores y plumas, y su único pago era un techo y no ser golpeados o violados.

Casos de robos, secuestros, homicidios, pederastia o trata hay por montón. Uno muy conocido es el de “Manzanares”, un popular callejón del DF que hizo desfilar a cientos, tal vez miles de mujeres que ofrecían servicios sexuales durante más de 15 años. Estaba a menos de 2km de la Cámara de Diputados y era conocido como “La Pasarela”Prostitución y trata a la vista de unas autoridades que realmente no prestaban atención. 

A ese lugar llegaban menores secuestradas y señoras obligadas a pasearse para deleitar a los hambrientos clientes que las “rentaban” por 200 pesos. El polémico sitio fue clausurado en 2011, algunos tratantes fueron arrestados, pero el caso aún no concluye y la evidencia permanece en la bóveda… ¡Junto a otros 7 millones de objetos! Pruebas de delitos que desde 1997 no se han podido resolver.

Esta bodega es uno de los lugares más peculiares de la ciudad. ¿Habrá otra en cada uno de los estados que conforman México? Probablemente. De norte a sur, cada ciudad puede tener su bóveda de delitos sin resolver.

Cada uno de estos casos se viven día a día en nuestro país y la mayoría de las veces no se resuelven. A pesar de todo, muchos preferimos quedarnos callados y mirar hacia otro lado. ..

Es momento de quitarte la venda de los ojos y observar a tu alrededor desde otro punto de vista con Sincronía, la nueva serie de Blim que trata estos temas desde el enfoque de la víctima y el victimario. Puedes ver aquí el primer capítulo gratis:

Tú eliges cómo ver la realidad.