¿Cuántas veces has sentido que las emociones te ganan en este último tiempo? Pues, es normal sentir un poco de incertidumbre cuando nos enfrentamos a escenarios tan complicados como el actual. Y, como humanos que somos, muchas veces el tener que mantener la distancia de quienes queremos también se hace difícil.

Somos naturalmente sociables, y aunque muchas veces no nos damos cuenta, las interacciones nos hacen sentir bien. Sin embargo, cuando no podemos acceder a ellas, siempre podemos tener la compañía de nuestros amigos peludos, quienes ya se han transformado en parte de nuestra familia.

Los perritos nos entregan su amor incondicional a través de una conexión única. Por ejemplo, son grandes escuchadores y, aunque no nos puedan contestar con palabras, pueden responder con emociones, afecto y una que otra lengüetada.

Y, tal como decíamos, en estos tiempos tan complicados, el lazo con nuestros lomitos se ha fortalecido aún más. Cuando nos sentimos un poco hastiados en la casa, con estrés sobre nuestros hombros e inclusive un poco de ansiedad, ellos siempre van a estar para distraernos un poco y alejarnos de malas sensaciones. Y, ojo, no solo se trata de eso, cuando mantenemos un peludo junto a nosotros, podemos hasta ir creciendo juntos.

Levantarse, trabajar desde casa, ver alguna serie y volver a dormir se ha vuelto la rutina de muchos, y comprendemos lo complicado que puede ser el romperla. Sin embargo, cuando sabes que tienes a tu amigo de cuatro patas que cuidar, todo cambia. Hay un propósito distinto y una responsabilidad, como sacarlo a pasear las veces al día que sea necesarias. ¿Se podría decir que nuestros perritos muchas veces nos motivan a hacer las cosas? Parece que sí, aunque sea un par de veces al día.

A todo esto nos referimos cuando hablamos de amor incondicional por parte de nuestros lomitos. Ellos siempre van estar para nosotros cuando lo necesitemos. Por lo mismo, lo mínimo que nosotros le podemos entregar a ellos es la misma cantidad de cuidado y cariño. Lo que no es difícil, pues con una buena comida y uno que otro premio, los podemos ver mover sus colas de felicidad. 

100% confirmado: con nuestros perritos somos familia, y para honrar esta conexión siempre vamos a tener a Ganador de nuestro lado.