Por UPC
La misión de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas es formar líderes íntegros e innovadores con visión global que transformen el Perú.

Ángelo Jesús López nació y creció en una familia de padres trabajadores. A pesar de las dificultades de la vida, papá y mamá siempre se esforzaron para darle lo mejor a su hijo, con el fin de que lograra prepararse para el futuro. Sobre todo, le enseñaron que todos los esfuerzos significan grandes frutos.

Como respuesta a todo lo que sus padres hicieron por él, Ángelo dio siempre lo mejor.

Imagen ilustrativa

Fue un brillante alumno: obtenía los primeros lugares en la escuela, llevaba premios a casa, sus calificaciones eran las más altas y siempre fue un buen compañero. Además su conducta era irreprochable y era miembro de la dirigencia estudiantil.

Participó activa y exitosamente en las actividades escolares hasta que terminó sus estudios.

Imagen ilustrativa

Sin embargo, pronto se dio cuenta que su futuro era incierto. Debido a que su familia se esforzaba diariamente para darle lo mejor, no tenía claro si podría continuar con su futuro profesional y mucho menos sabía si lograría tener una carrera universitaria.

La situación financiera de su familia no era la mejor y era prácticamente imposible que le pudieran pagar a Ángelo una carrera profesional. Pero el entusiasta y brillante joven siempre se mantuvo positivo y tenía la esperanza de demostrar todo lo que podía lograr.

Entonces comenzó a trabajar arduamente como ayudante administrativo en una conocida cadena de supermercados.

A pesar de que sus labores eran básicas y no eran bien remuneradas, Ángelo siempre dio lo mejor de sí porque su sueldo le alcanzaba para poder hacerse cargo de sus gastos.

Pero todo cambiaría varios años después mientras estaba viendo la televisión.

Uno de los comerciales hablaba acerca de “flexibilidad de horarios”, “carreras profesionales” y “amplias oportunidades”. Entonces Ángelo supo que estaba frente a una gran oportunidad para estudiar una carrera universitaria.

Entusiasmado, Ángelo buscó información en Internet y se encontró con la gran oferta de la UPC. Recolectó información y luego asistió a una feria universitaria para averiguar mucho más acerca de lo que le esperaba en su futuro.

Esa decisión cambió su vida para siempre.

Una de las mayores ventajas que Ángelo encontró en la UPC fue la de compatibilizar los horarios de trabajo con el estudio, porque al mismo tiempo que trabajaba podía avanzar en el camino para llegar a la meta. También pudo desarrollarse como profesional, como hijo y como persona.

Al terminar sus estudios universitarios, Ángelo supo que se había convertido en lo que siempre quiso ser. Ya se sentía más seguro, más confiado y mucho más nutrido en todos los aspectos. Definitivamente estaba preparado para enfrentar su presente y su futuro.

A varios años de haber graduado, Ángelo recuerda con mucho orgullo aquella etapa. Actualmente es gerente de tienda en el mismo supermercado que lo vio comenzar como ayudante y sabe muy bien que su futuro apenas está iniciando.

Su historia es inspiradora. ¿Tú también quieres ser como Ángelo? 

Acércate a la UPC para buscar la carrera que te inspire y te haga ver más allá de lo que hay frente a tus ojos. Con esfuerzo todo es posible. Conoce las carreras que ofrece y gánale a todo.