Por Ripley
¿Cuál es tu elección? Elige lo que tú quieras.

En algún minuto, durante los años 60′, Coco Chanel creó una prenda que caracterizó a un movimiento tranquilo, dogmático y muy estructurado. El Little Black Dress fue el símbolo de elegancia que sacó al negro del recurrente luto, y lo instauró entre los predilectos de quienes se hacían llamar intelectuales.

Esto estuvo bien, fue un primer paso para darle protagonismo a un color que poco tenía que ver con lo chic y vanguardista. Pero más tarde, fueron los beatniks (un movimiento rebelde que ironizaba con los grandes dogmas, iba contra el sistema y tenía un sello distintivo en su forma de vestir) quienes le dieron al negro ese protagonismo esencial que hoy tiene en los guardarropas de cada persona.

Hace un par de años el negro perdió protagonismo, siendo temporalmente reemplazado por colores fuertes como el fucsia, el rojo, el verde menta y los tonos ocre. Sin embargo, hoy el negro está de vuelta reclamando su supremacía. Pero no volvió como siempre.

Ahora el negro es una prenda que marca de manera potente a una generación que busca mucho más, que transmite con su ropa cosas que no necesitan decir. Rebeldía, osadía y vanguardia en un solo color.

Los grandes diseñadores han sabido adaptarse a este movimiento y han añadido detalles increíbles como los aros, las pitas, bastas, embellish y mesh. Estos conforman la nueva identidad del color.

E incluso el toque informal de las zapatillas son el complemento perfecto para esta nueva era de reinado del color favorito de mucho: el negro.

Hoy las grandes tiendas también tienen su propia versión de la vuelta del negro. Ripley sacó la colección “Black is Back” basándose en la rebeldía y vanguardia del negro aplicando distintos plus. Puedes conocerla acá.