Hasta las mujeres más fuertes pueden tener una piel sensible ¿Crees que tu piel es tan resistente como tu?

Hace un tiempo estaba conversando con una amiga sobre mis infinitos “problemas”, y cómo estos no me estaban dejando vivir. De repente, ella se levantó y me hizo caminar hacia afuera de su casa, para correrme. No, mentira. Pero sí me hizo caminar hacia la calle y mirar los autos. Me dijo:

“Si un auto pasa por acá, tú no puedes controlarlo. Lo que sí puedes controlar es el momento en el que decides cruzar.”

Me quedé con eso, y entendí que las cosas pasan aunque no tengan sentido. Nunca podremos controlar lo que está fuera, pero sí podemos controlar lo que pasa con nuestra mente, y muchas veces también con nuestro cuerpo. Así que sea cual sea el problema que tengamos, solo debemos estar pendientes de una cosa: si tiene solución entonces pasará, y si no la tiene, entonces no es un problema.

Desdramatiza

Mucha película te ha creado una realidad que no existe. Que alguien quiera pasar su fin de semana solo, no significa que no quiera verte. Esto a modo de ejemplo, porque por lo general solemos ser muy, muy dramáticas al momento de enfrentar casi cualquier cosa. Entonces desde ahora, cada vez que algo te asuste piensa: ¿qué es lo peor que puede pasar? Si la respuesta es “morir”, entonces sé muy dramática, pero si la respuesta es “perder”, entonces relájate.

En vez de ahogarte en en eso que te está creando muchos universos paralelos en la mente, mejor comienza por ocuparte y dar solución a las cosas que te están pasando. Busca alternativas a todo, pero intenta que la última alternativa sea caer en depresión. Este “problemón” quizás sea una buena oportunidad para conversar con otras personas y ver cómo sobrellevan ellos sus problemas. Te dará otras opciones y puntos de vista que desconocías hasta ahora.

De hecho, descubrirás que es más fácil superar un problema si lo reduces. Y no es que no le des importancia, sino que le estás dando la importancia que realmente merece, no más.

Así que desde ahora sí tienes pena, entonces llora; si estás cansada, puedes descansar; si sientes que has subido un par de kilos, pues aumenta unos minutos tu rutina y ya; si te fastidia el verano porque tu piel es demasiado sensible, entonces ponte un fotoprotector adecuado, y usa una crema para piel más sensible.

Como ves, ocuparse de los problemas hace que estos desaparezcan en un instante. Así mismo los problemas de tu piel sensible pueden desaparecer, porque para ellos existe Ponds Sensitive, una crema hipoalergénica diseñada especialmente para la piel sensible. 

Ahora que eres una mujer fuerte, capaz de sobrellevar todo con tranquilidad, no dejes que la sensibilidad de tu piel te domine. Porque hasta las mujeres más fuertes pueden tener una piel sensible. ¿Crees que tu piel es tan resistente como tú?