Tu Banco Santander es un banco que funciona. Y porque conocemos tu historia, premiamos tu esfuerzo. ¡Gracias por preferirnos!

Mucho se habla de los lugares con aguas termales como una verdadera cura para el alma y contra el estrés. Al poner un pie dentro de las termas se siente cómo un estado de relajación invade tu cuerpo y toda la tensión y preocupación se esfuma. Por eso es que estos sitios tienen tanta demanda en cualquier época del año.

Eso es algo que todos sabemos, pero, ¿conoces todos los secretos de las aguas termales? Nosotros te los contamos:

¿Qué son?

Las aguas termales son aguas que contienen diversas cantidades de minerales (flúor, hierro, yodo, sodio, cromo, fósforo, etc.), un ph, una ionización y gases específicos. Estas emergen del interior de la tierra y poseen una temperatura un poco más elevada a la superficie de la misma. Su composición depende del lugar de dónde provienen.

 

¿Para qué sirven las aguas termales?

Cuando realizas un baño termal, recibes todas las características propias de esas aguas. Como el agua está a una temperatura más elevada, los minerales pasan a través de la piel y comienzan a actuar en nuestro organismo. Pero no te asustes, su intención es buena.

La primera acción que ejercen las aguas termales es activar y acelerar tu metabolismo. Provocan un sistema de tensión y relajación, que se produce en todos los órganos del cuerpo… lo cual tiene diversos beneficios para nosotros.

¿Cuáles son esos beneficios?

  • Mejora y aumenta tu inmunidad celular y humoral.

  • Si padeces de dolores articulares, tiene un efecto calmante y antinflamatorio.

  • Tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso, reduciendo la ansiedad.

  • Depura tu sangre, eliminando las toxinas y residuos que pueden ocasionarte enfermedades degenerativas.

  • Si padeces de dolores articulares, reduce la inflamación, y por ende disminuye el dolor.

  • Si padeces de alergia la reduce y, además, disminuyen los episodios de asma y bronquitis.

  • Mejora la salud de tu piel, reduce eccemas y regenera la piel en problemas como la psoriasis o dermatitis.

  • Las aguas termales te pueden servir de complemento de otras terapias o tratamientos, pero es necesario que lo consultes con tu médico.

En conclusión, las aguas termales no son solo una terapia antiestrés, sino que influyen sobre el organismo en forma positiva y mejoran nuestro estado de ánimo.

Tú también puedes disfrutar de los beneficios de las aguas termales con los grandes descuentos que Santander tiene en diversas termas del país. Complementa además tu descanso relajándote en los hoteles que ha seleccionado especialmente para ti. Consúltalos aquí.

¡Usa tu tarjeta de crédito o débito y aprovecha todos nuestros beneficios!