El circo tiene un origen mucho más lejano de lo que nosotros podemos imaginar: algo así como 3.000 años atrás. En este tiempo los malabaristas y acróbatas viajaban juntos en troupes, utilizando distintos utensilios que destinaban para sus espectáculos.

El circo como tal, ya se conoció a partir de 1798 en Londres. En él se mostraban diferentes números artísticos y acrobáticos acompañados de música, payasos y animales domesticados. Fue esto último lo que dio paso a horribles prácticas capaces de todo por entretener.

Sin embargo, aunque estas duraron mucho tiempo, terminaron por concluir naturalmente. El 29 de julio de 1990, un conocido domador de animales llamado Ángel Cristo sufrió el «ataque» de tres leones y un tigre, provocándole heridas que lo dejaron grave. 

archivo elperiodicodearagon.com

Desde ese entonces comenzó una lucha por preservar los derechos de los animales, y muchos países se sumaron a la moción retirando de sus espectáculos a cualquier animalito que pudiera ser víctima de un trato que le generara stress. Hasta el día de hoy la lucha no termina, y han nacido muchas organizaciones contra el abuso animal.

Desde entonces la historia del circo ha ido evolucionando hasta que se convirtió en lo que conocemos hoy como uno de los espectáculos más maravillosos del mundo. Prueba de esto es el increíble Cirque du Soleil, que lleva más de 30 años re-inventando el espectáculo a partir de actos artísticos, acrobáticos y temáticos, que han cambiado el paradigma de lo que se conocía del circo.

timeoutdubai.com

Este bello espectáculo ha traído 6 ediciones a Chile, la última fue Kooza, cuyas funciones se agotaron rápidamente. Hoy, Claro trae a la compañía que lleva 2 años preparando la que asegura, será su presentación más importante en América Latina; se trata de Séptimo Día, un show inspirado en el grupo transandino «Soda Estéreo», que pretende homenajear a la exitosa banda, y a su ya fallecido vocalista Gustavo Cerati. 

Si quieres ser parte de este increíble espectáculo que trae Claro, encuentra aquí tus entradas y no te quedes fuera del homenaje más importante en la historia de la música.

¡Yo no descansaré hasta tener mis entradas!