Nuestro propósito es demostrar que una mujer puede conseguir exactamente lo que quiere, cualquier día del mes. Cámbiate a Kotex y ayúdanos a comprobar que con o sin la regla, #EllaPuede.


Los tampones llegaron para cambiarnos la vida. Ahora no tenemos excusas para bañarnos en el mar o en la piscina cuando estamos con nuestro período, o de sentirnos más seguras mientras realizamos ejercicio, en cualquier época del año. Es que realmente nos han hecho olvidarnos de esos problemas ya que son cómodos, prácticos y absorben bien…

Pero, ¿estás usándolos de la manera correcta? Aquí te contamos algunos de los errores más comunes, para que tú no los cometas:

1. Sólo te lavas las manos después de la inserción

También debes lavarte las manos antes para evitar contaminarlo. Sólo recuerda que tus partes femeninas no son estériles…


2. Usas el mismo tampón todo el día

Es importante que cambies tu tampón cada 4 u 8 horas (aunque tengas flujo ligero). Si lo dejas por mucho tiempo, acumulas más bacterias y tienes mas posibilidades de contraer el síndrome de shock tóxico (TSS). 


3. Y utilizas el mismo tipo de tampón para todos los días de tu período

Vaginal Tapopon in woman's hand - studio shot

El flujo de tu período suele cambiar durante los días, por eso es recomendable que utilices un tipo de tampón más absorbente para el principio y uno regular cuando estés en los últimos días. Todo esto disminuye el riesgo del TSS.


4. No cambias el tampón después de ir al baño…

Esta es una observación más bien de sentido. Es que nadie quiere tener una hilo empapado colgando por ahí abajo o lleno de bacterias que podrían infectar tu uretra. Es tiempo de que te lo plantees… ¿No crees?


5. ¡Ni después de estar en el mar, piscina o incluso en un jacuzzi!

pexels-photo-115033

Cuando te enfrentas a estas situaciones es probable que el hilo del tampón quede con cloro, agua salada u otro elemento que podría causarte irritación. ¡Recuerda que siempre es mejor prevenir!


6. Reciclas el aplicador porque te importa el impacto ambiental

Pero lamentablemente, los aplicadores no son reciclables….😓. Después de la inserción, se asume que éste queda contaminado por lo que no sirven para ser reciclados.


7. Usas un tampón un día después de que se te acabó el período

Tampon in hand of blonde woman

¡Y sólo por si acaso! Es mejor que evites seguir haciendo eso porque si tu período ya se acabó, lo más probable es que te incomode colocarte un tampón si no estás teniendo flujo.


8. Utilizas tampones que tienen su envoltura rota

Eso es muy riesgoso ya que por algo vienen con envoltura. Si utilizas uno que esté suelto, te arriesgas a que el algodón contenga sustancias ajenas que podrían ser perjudiciales para ti.


9. Te incomoda cuando te lo colocas

Si el tampón está bien insertado, no sientes nada por lo que lo más probable es que te lo hayas colocado mal. Pero no te preocupes, sólo tienes que probar de nuevo ya que es muy fácil y verás lo cómodo que es.

¿Tomaste nota?

¿Un último consejo? Prefiere siempre los tampones Kotex, que brindan una máxima protección y permiten un buen movimiento, para que sigas con tu día sin preocuparte por nada. Porque el período pasa y la vida sigue…

¡#NoTeDetengas!