Porque los años solo suman experiencias, no te pierdas nada.

En algún minuto me dijiste: “me lo agradecerás cuando crezcas”. Jamás pensé que eso sería ahora: tan adulto; y menos que iba a tener que descubrirlo cuando ya no me queda tanto tiempo a tu lado.

Cuando niño veía todo diferente, y tú lo sabías, por eso preferías guardar silencio cuando me rebelaba, o cuando te contestaba mal. Lo hacías por algo, y yo no lo supe hasta hoy. Por eso hoy creo que es momento de darte las gracias, y devolverte la mano.

Por hacer lo que hiciste de mí. Por apoyarme incluso ese día en que lloré tanto y tan fuerte, que ningún abrazo era capaz de contenerme.

Por regalarme el tiempo que no te sobraba, sino el que sacrificaste de otras cosas importantes, solo para llevarme a la plaza a jugar.

Por ser duro cuando lo necesitaba, porque entendí que solo era miedo;  miedo a que yo me hiciera daño.

Por equivocarte también, porque me demostraste que eras humano, y me diste confianza para cometer errores.

Por tratar de frenar mis impulsos adolescentes y no tan adolescentes. No sé qué hubiese hecho si de verdad me iba de la casa a los 15 años.

Por escucharme con atención aunque sabías que estaba diciendo algo que no tenía sentido. Me hiciste sentir importante.

Y lo era. Y lo soy, soy la persona más importante en tu vida, y tú en la mía. 

Nadie te enseña a ser padre, eso es un hecho; pero al menos puedes esforzarte por ser la mejor versión de ti mismo. Tú hiciste eso y jamás lo olvidaré.

Por eso papá, mamá, hoy les quiero dar las gracias a los dos, y prometerles que pase lo que pase tendré la misma paciencia que tuvieron conmigo. Y los escucharé aunque lo que digan en algún momento pierda sentido. Y los apoyaré aún cuando sepa que se pueden equivocar, y los frenaré si siento que harán algo que los lastime.

Quiero estar con ustedes, quiero que sepan que han hecho de mí la mejor versión de ustedes. 

Y así como me cuidaron, yo también lo haré dándoles las herramientas para que disfruten esta etapa de su vida.

Retribuir a nuestros padres es algo que puede cambiarles la vida tal y como ellos nos la cambiaron a nosotros. No sólo porque nos toca, sino porque se lo merecen, así que si quieres hacer un pequeño gesto que puede hacer grandes diferencias ingresa aquí, y solicita tu muestra gratis de Plenitud.

Hagamos que no dejen de vivir, que no dejen de estar felices ni dejen de esperar cosas de la vida. Porque aún queda mucha por delante.