Por Dove
Estamos comprometidos a ayudar a que todas las mujeres se den cuenta de su potencial de belleza personal, creando productos que brindan un cuidado real. ¡Porque cuando te ves y te sientes bien, te sientes mejor acerca de ti!

Nuestro hermoso, perfecto y sensual cuerpo humano está compuesto por cincuenta billones de células. Sí, leíste bien, cincuenta BILLONES (50,000,000,000,000) de células que se agrupan en tejidos, y a su vez, se organizan en órganos para formar los músculos, huesos y la piel, por ejemplo.

Ahora, es muy probable que te preguntes por qué puse “la piel” en negritas, y es simplemente porque toda esta nota, cada una de estas letras y palabras, están aquí debido a que hablaremos de ella: el órgano más grande del cuerpo humano.

La piel, con una superficie aproximada de 2 metros cuadrados y un peso de 5 kilos, nos envuelve por completo y está en directa relación con todos los otros órganos de nuestro cuerpo, revelándonos malestares físicos e incluso problemas emocionales que puedan afectarnos.

Por eso es tan importante su limpieza.

Sí, porque por si no lo sabías la piel se regenera de forma constante: las células vivas pasan del fondo de la “epidermis”, que es la capa más externa de la piel, hasta la superficie, preparándose para ser retiradas y así no ser una dificultad para ti a la hora de hidratar tu piel. Por lo tanto, una buena hidratación sucede cuando limpias… de buena forma tu piel, claro.

Y, ¿qué pasa si no lo haces?

Tus poros se obstruyen (al igual que una cañería sucia, por ejemplo) provocando que tu piel no pueda respirar de forma correcta y finalmente no elimine las impurezas de tu cuerpo. ¿Resultado? Malestar, picor, poca luminosidad, sequedad, puntos negros, espinillas, o lo que es peor aún… sentirte mal contigo misma.

Pero tranquila, nada está perdido. Si tú también quieres tener una piel impecable y una seguridad personal intocable…

la forma correcta de limpiarte es: dos veces al día, una al levantarte y otra antes de acostarte.

  • La limpieza nocturna no solo remueve toda la suciedad que acumulaste durante el día, sino que además quita el estrés y malestar diario; es un minuto de relajo.
  • La limpieza matutina es incluso más importante, esto debido a que en el transcurso de la noche AUMENTA la secreción de grasa y eliminación de toxinas. Así que al levantarnos, de alguna forma u otra, nuestra piel es como un basural de suciedad.

Finalmente, si algo nos queda claro, es que el cuidado y la limpieza de la piel, además de ser de suma importancia, nos permite lucir mucho más seguras…

Y en eso, Dove tiene un rol muy importante, ya que se enjuaga mejor que los jabones comunes mientras cuida tu piel. Si quieres una piel limpia y bella, te invitamos a probar Dove.