Por adidas
#AquíNoTermina: No importa si entrenas para el deporte o para la vida. Hay siempre nuevas cosas para explorar, y los verdaderos atletas nunca terminan.

¿Sabes en realidad cuáles son los verdaderos efectos que genera el entrenamiento en nosotros? Te daré una pista: los más importantes no tienen que ver con tu cuerpo. 

Un deportista tiene claro que aunque acabe una sesión de ejercicios, o un partido de fútbol, el verdadero proceso #AquíNoTermina, y falta mucho más por hacer.

Por eso, te invitamos a descubrir todo aquello que pasa justo en esos precisos 5 minutos después de hacer ejercicio:

1. Tus músculos empiezan a sentir los efectos

Primero, lo primero. Claro que tu cuerpo experimenta cambios, y el primero es en los músculos. Estos necesitan ATP y glucosa para generar contracción. Y para producir ATP, se necesita oxígeno. Es entonces cuando se comienza a acelerar tu respiración y a bombear una mayor cantidad de sangre a tus músculos. Y como no hay suficiente oxígeno, se forma ácido láctico.

Como consecuencia, las pequeñas rasgaduras de tus músculos harán que crezcan más, y mucho más fuertes.


2. Tus pulmones y corazón aumentan su capacidad

Y es que cuanto más exigimos a nuestro cuerpo, mayor es el beneficio, pero muchísimo más es el esfuerzo. Cuando nuestro cuerpo no está en forma, alcanzamos bajos índice de capacidad respiratoria, y nuestro corazón no trabaja de manera eficiente la distribución de sangre oxigenada a los músculos. Claro que, a medida que vamos adquiriendo mayor resistencia, nuestros pulmones aumentan su capacidad de respiración, y nuestro corazón distribuye mejor la sangre a nuestro cuerpo.

Sano por dentro y por fuera.


3. Tu cerebro llega a su máxima potencia

El aumento del flujo sanguíneo hará que tu cerebro reaccione de inmediato; se concentrará, y generarás mayor cantidad de neuronas. Los neurotransmisores encargados de la felicidad también serán liberados, y sentirás cómo tu ánimo se regula.

Pero #AquíNoTermina, de hecho aquí es donde comienza un camino sin retorno…


4. Aumenta tu autoexigencia

El ejercicio comienza a transformarse en un hábito, y el hábito en exigencia. Ya no concibes la idea de dejar una rutina a medias; y es que el deporte ha liberado lo mejor (y lo peor) de ti. ¿Te suena conocido?

Porque #AquíNoTermina lo que comenzaste, sino que los resultados se van notando cada vez más todas esas veces que entrenas. 


5. Conoces el valor del sacrificio

Nada es más trascendente que ese momento en que las heridas comienzan a curtir tu piel. No existe desgarro ni golpe que te permita bajar los brazos. Al contrario; adquieres la seguridad de que estás haciendo las cosas bien, porque tu cuerpo te está pidiendo parar, pero sabes que detenerte es una derrota.

Estás preparado para ser un verdadero deportista.


6. Desde ahora, nada tendrá fin

Ya no basta con terminar una rutina empapado de sudor, ahora comprenderás que luego de que tu cuerpo quede exhausto después de un entrenamiento, es porque has dado más de lo que puedes. Pero nunca es suficiente, porque el éxito viene acompañado de derrotas; y las derrotas, de fuerza para sobrepasar tus propias proyecciones, todos los días. Porque ya cuando empiezas, #AquíNoTermina.

Desde hoy, dar 5 minutos más solo dependerá de ti.

Un deportista sabe bien que siempre se puede dar un poco más, y conoce que el proceso no termina cuando acabas de hacer deporte, sino que esos minutos posteriores pueden ser quizá los que mayor impacto tienen en tu cuerpo.

adidas Training sabe que #AquíNoTermina, por eso valora y te acompaña en cada minuto de tu entrenamiento. 

¿Estás preparado para entregar más?