Las que ya no somos tan niñas, podemos recordar a nuestras abuelas bordando esas típicas flores espectaculares que luego se convertían en gigantes manteles y paños para regalar… Y muchas veces se convertían en regalo valioso, pues implicaba muchísimo tiempo y concentración.

Hoy, luego de varios años, los bordados se vuelven tendencia.

¡Y lo hacen con fuerza!

https://www.instagram.com/p/BRmb_KNli05/

Los bordados tuvieron su auge en los años 70′ con las largas túnicas de algodón usadas en Woodstock, o con los jeans Oxford que tanto nos gustan. Y aunque pensábamos que la moda se iba a detener ahí, a partir del 2015 comenzamos a ver los primeros indicios de que algo estaba pasando con esta forma de decoración: 

Ya para finales del 2016 recibimos la invasión floral de la mano de grandes diseñadores como Gucci, Channel o Valentino.

https://www.instagram.com/p/BRODVylgGoD/

Las versiones más jugadas son bordados cargados que abarcan toda la superficie, como espaldas de chaquetas de jeans, bomber jackets o minifaldas íntegramente bordadas.

A post shared by Johnkfs (@johnkfs) on

Las más tímidas también pueden incorporar esta tendencia a sus prendas de una forma más sutil. Pequeñas flores en cuellos, mangas, dobladillos y bordes de bolsillos son mini detalles que le darán un refresh a tu guardarropa:

https://www.instagram.com/p/BRnny3agsi3/

Incluso en los accesorios está totalmente permitido darle un espacio a esta tendencia:

¿Qué opinas sobre esta tendencia? A mi la verdad me parece femenina, bonita y novedosa.

¿Quieres ver un poco más?

Sí, sabemos que quieres ver más: porque los bordados llegaron para quedarse y porque no queremos que te quedes fuera de esta tendencia mundial, descubre aquí todo lo que puedes hacer con ella.

¡A llenar tu vida (o clóset) de bordados!