Para todos quienes aman la música, ir a un concierto se convierte en una experiencia inolvidable, y cómo no, si es el lugar perfecto para disfrutar en vivo de las mejores canciones y de tus artistas favoritos.

Pero, más allá de ser un suceso difícil de olvidar, asistir a conciertos contribuye de manera significativa a tener una vida más placentera, y mucho más feliz.

Y nosotros te contamos por qué.

Un escenario, múltiples emociones

Sabemos que un concierto para ti es el lugar ideal, y que te encanta contarle al mundo entero que has sido testigo de impresionantes espectáculos, no con el afán de presumir, sino que con la intención de traspasar al menos por un momento toda la emoción que sólo se vive en un lugar así.

Diversas son las emociones que se experimentan; euforia, alegría, adrenalina, y que de alguna u otra manera influyen en nuestra personalidad, y en cómo enfrentamos la vida.

Ahora bien, ¿qué es eso que nos hace profundamente felices?

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Victoria Deakin, en Australia, indica que a diferencia de las personas que no asisten a eventos musicales, los que sí lo hacen desarrollan un mayor grado de bienestar, lo que los convierte en personas más felices.

Esa felicidad está directamente relacionada con el hecho de compartir esta vivencia con otras personas, ya que disfrutar de un concierto acompañado permite elevar la música a un nivel más interpersonal y convertirla en un actor emocional.

Además, quienes acostumbran a vivir estas experiencias musicales comunitarias demuestran mayores niveles de satisfacción en su vida personal, y por otro lado menores señales de depresión.

Un concierto es literalmente un escenario de emociones, y es que en un único lugar somos capaces de manifestar la felicidad en su máximo esplendor.

Hay una aventura en la que podrás vivir en primera persona múltiples sensaciones, se trata de Firestone Sound Trip; el compañero perfecto que combinará todo lo que te hace feliz para que sientas y vivas momentos inolvidables, porque la música es felicidad.

Firestone Sound Trip, la música nos hace rodar.