Por LG
¡Tenemos los mejores productos de electrónica para ti! Porque son intuitivos, flexibles y energéticamente eficientes... Y porque la vida es más sencilla cuando estás preparado.

Dentro de México podemos encontrar más de 60 etnias, y cada una de ellas posee características artísticas muy definidas, las que son materializadas por los artesanos de los diferentes estados. Es decir, un artesano mexicano es quien se encarga de plasmar la cultura local a través de diferentes objetos que rodean la historia de nuestros pueblos; morrales, blusas o sombreros. 

Su admirable labor está en la capacidad de encontrar en su entorno, los materiales necesarios para crear sus diseños.

Pero, su capacidad va mucho más allá de encontrar los materiales para la confección de una prenda; el verdadero sentido del artesano mexicano está en obtener de su entorno la inspiración basada en cultura, tradiciones, mitos o leyendas. El valor de este oficio está lejos de enfocarse simplemente en lo monetario, acá importa muchísimo más crear ropa con sentido. Por ejemplo, los artistas textiles impulsan el uso de tintes obtenidos de plantas, ya que producen colores más vivos y seguros con el medioambiente.

El anonimato: el principal problema del artesano mexicano

Existe una desvalorización del trabajo de los artesanos, y eso radica en el desconocimiento por parte del consumidor respecto a la dedicación y elaboración de sus diseños. No muchos lo saben, pero son procesos que pueden tardar meses en llevarse a cabo, ya que la artesanía mexicana sigue tradiciones y enfatiza en crear prendas con sentido.

Otra de las dificultades por la que pasan los artesanos mexicanos, es lograr comercializar su arte ya que son ellos mismos quienes deben recorrer de una ciudad a otra para lograr hacer visible su trabajo. Además, deben luchar constantemente con prácticas que desvalorizan aún más su silenciosa labor, como cuando deben bajar el precio de su arte ante un desinformado comprador.

Apropiación cultural

Grandes diseñadores se están apropiando de diseños de productoras locales, utilizando sus tradiciones e historia para crear una prenda para una gran marca. Un ejemplo claro de esto ocurrió el año 2015, cuando una diseñadora francesa presentó una blusa de iguales características al traje nacional de la comunidad Santa María de Tlahuitoltepec. Así fue como un grupo de mujeres de esta comunidad indígena, vio utilizada la representación de su cultura con un fin simplemente comercial.

¿Qué logramos apoyándolos?

Los artesanos contribuyen de manera significativa a la riqueza cultural mexicana, por eso es de suma importancia conocer por qué debemos apoyar a las comunidades indígenas. Cada vez que nos decidimos por un diseño creado por un artesano, estamos impulsando la economía local, ya que esto se traduce en el desarrollo monetario de esas comunidades. Además, contribuimos a conservar el oficio del artesano, que cuenta con más de 200 años de historia.

Estas son sólo algunas de las formas en las que podemos ayudar a las comunidades indígenas a seguir desarrollando su importante labor de plasmar en una prenda la cultura mexicana.

Así también lo entiende LG, que ha desarrollado el programa “Lavacuidadoras”, una iniciativa que entrega apoyo a las artesanas indígenas mexicanas, a través de él, es posible entregar patrocinio en diferentes áreas de producción, con el fin de mejorar su negocio.

Si quieres apoyar, y conocer más sobre este proyecto haz click aquí