Todo el mundo dice: “Hay que ahorrar”. No sabemos por qué, pero hay que hacerlo. Y la verdad es que, en muchos casos, la presión de tener que hacerlo -porque es lo correcto- nos hace dar un montón de excusas ridículas que finalmente solo nos terminan dañando. Y es que aunque sepamos que ahorrar es lo más sensato y maduro, no queremos porque… Porque no.

Bueno, hoy les traigo un ranking de excusas tontas que damos, a ver si una de estas nos hace caer en cuenta de que nos vemos igual de ridículos diciéndolas:

1. No gano lo suficiente para ahorrar

¡Mentira! Porque incluso cuando eras niño, y quisiste comprar ese par de tenis, ahorrabas hasta los centavos que encontrabas bajo tu cama… Pero hoy que tienes un sueldo, sigue sin ser suficiente.


2. Ya, el otro mes comienzo

No va a pasar, pero no importa, el otro mes comienzo. En serio… En serio.


3. Pero es que necesito ese autito de juguete

Sabes que no lo necesitas, pero en tu subconsciente nace una imperiosa necesidad por tener esa cosa que no sirve para nada. Al final terminas usando el dinero en ridiculeces, y lo tienes muy claro.


4. Tengo demasiadas deudas

Y eso es porque básicamente gastamos más de lo que ganamos, por ende nos endeudamos. Si ahorráramos, podríamos tener el dinero para comprar esas cosas por las que nos endeudamos… ¡Pero no!


5. Para qué pensar en mañana, quizás mañana estoy muerto

Ok. Ni siquiera ahondaré en este punto, amigo.


6. Es que estoy en un momento de mi vida donde necesito disfrutar

La vida es para disfrutar, pero eso no significa que despilfarres como si no hubiese un mañana.


7. Es que el dinero se me va como agua

Y probablemente es por eso que no tienes aún el Maserati del año. Si tan solo te organizaras podrías ahorrar hasta un 30% de tus gastos, ¿Lo sabías? Ahora que lo sabes, deja de usar esta excusa.


8. Estando en pareja no se puede ahorrar

Entre las salidas a comer, el cine, las compras, el dinero se va… Amigo, deja decirte que esa es la peor excusa que he oído. ¡Planificación y división de gastos!


9. Luego ganaré mucho más, y el dinero que logre ahorrar ahora no servirá de nada

En serio… ¿Qué?


10. Luego ya recupero lo que gasté

Ni ahora, ni en un millón de años lo harás, y no porque no puedas… Simplemente porque no quieres y ya.

¡Ya basta de excusas!

Da el primer paso y dile adiós a las excusas con Guardadito de Banco Azteca, comienza ahorrar desde un peso, sin comisiones por manejo de cuenta y sin saldos mínimos. Tu dinero no podrá estar mejor cuidado.



¿Qué estás esperando?