Si bien el fútbol es solo un deporte, la verdad es que puede desglosarse en 2 categorías; por un lado está en fútbol profesional, ese de las grandes ligas europeas, donde se pagan millones y millones de pesos por los jugadores, y por otro lado está el que podríamos llamar “fútbol calle”. Ese de después del colegio, cuando salías a jugar por horas con tus amigos de la cuadra, hasta que tu mamá te gritaba insistentemente que ya era muy tarde y que debías entrar a casa.

Si sabes de lo que estoy hablando, este post es para ti. Acá enumeramos las canchas que hacen diariamente miles de aficionados que reinventan las reglas de este deporte, y lo convierten en uno todavía más alucinante que no solo es un increíble ejercicio físico, sino que también un gran ejercicio para la mente.

Míralas, seguro te sentirás identificado.

1. La de tierra, jamás césped

Para un verdadero aficionado, jugar al fútbol en una cancha que no tuviese césped, nunca, pero nunca fue un impedimento. De hecho, más de una vez ese partido se transformó en una guerra de lodo.


2. La que construiste con tus prendas favoritas

#Barcelona#barca#futbolcallejero#amoveresto#sabadel#imitandoasuidolo#⚽️❤️

A post shared by JIMBOBERNAL (@sayajimmy) on

Cuando debieron pensar en cómo crear la portería, sus prendas se convirtieron en las estrellas del partido; aquí cada uno de tus amigos aportaba quitándose su chaqueta o camiseta favorita. Lo importante era que nada frenaba sus incontrolables ganas de jugar al fútbol.


3. La de piedras

Futbol en Cuba #havana #soccer #futbol #futbolcallejero #streetsoccer #cuba

A post shared by Juan Antonio González (@juangzz) on

Y cuando nadie quiso sacrificar su chaqueta o camiseta, las piedras fueron la perfecta solución. Con ellas no sólo se construía la portería, además permitían marcar el área que de seguro te vio celebrar muchos goles.


 4. La que no tenía balón

¿No hay balón? No hay problema. Si pudiste jugar en tierra, hacer porterías con chaquetas y áreas con piedras, seguro podrás parchar un viejo balón o hacer uno de cinta adhesiva, ¿no?


5. Simplemente… la de la calle

No importó donde estuvieras, siempre que quisieras jugar al fútbol, la calle era la cancha perfecta para demostrar todas tus habilidades. De seguro, tan contentos como tú, tus vecinos no estaban.


6. La cancha del colegio

Cuando eres un birrioso juegas en uniforme i todo #futbolenelcole #mi deporte favorito

A post shared by jafm (@the.lokito) on

El recreo siempre fue el momento más esperado cuando estabas en el colegio, y no precisamente para disfrutar de tu sandwich, sino que para correr al punto de encuentro con tus amigos amantes del fútbol.

Porque no es necesario estar en los grandes estadios del mundo para ver una cancha impresionante, estas de por sí crean alucinantes momentos. Estos lugares guardan los mejores recuerdos de las eternas y mágicas tardes de amigos y fútbol.

Y es que de seguro te habrá quedado claro que da lo mismo dónde practiques fútbol, sino con la pasión con que lo hagas. No importa la cancha, lo que importa son los jugadores, por eso mantente bien hidratado y demuestra con Gatorade realmente de qué estas hecho.

¡Muestra todo tu lado fierce en la cancha!