"Unidos somos más cool".

Eran cerca de las 9 de la mañana en Ciudad de México. Todo estaba aconteciendo como un sábado normal, pero algo cambió en la Colonia Condesa. Un hecho comenzó a ocurrir bajo la mirada atónita de cientos de espectadores.

Para casi todo el mundo, las murallas son sólo eso: murallas que dividen cosas, lugares o incluso personas. Esto último fue lo que motivó a dos jóvenes (Celeste Byers, de Estados Unidos y Ana Lucía Tejeda, de México) a llevar a cabo una intervención artística como acto de expresión en una muralla del D.F., apoyadas por Caribe Cooler.

Fue entonces que todo empezó a pasar. La gente empezó a reunirse alrededor de aquellas chicas, frente a aquella muralla. Las fotos no tardaron en salir, los flashes encandilaban a todos quienes pasaban por ese lugar, pero nada parecía tener sentido.

Muchos preguntaban qué era lo que estaba pasando, incluso se acercaban a estas chicas pidiendo explicaciones. Ellas sólo contaban la verdad: su verdad y la de miles de otros.

Pintaron y pintaron durante un día completo, y eso que en un principio era sólo un viejo y feo muro, se transformó no sólo en algo hermoso, sino que además reflexivo. Todo lo que había llamado la atención de cientos de transeúntes por fin tenía una explicación.

Y es que no es imposible intuir qué es lo que estas chicas querían gritarle al mundo. No es casualidad todo lo que aquí se unió; una chica mexicana y una americana, pintando un muro. 

Al otro día, cuando el muro ya estaba listo no quedaban dudas, ya no había para qué acercarse a preguntar, sino que con sólo mirar quedaba todo claro. Las personas comprendieron lo que aquí estaba pasando; comprendieron que el arte pinta muros para derribarlos, que es un lenguaje común que lo único que hace es unirnos, y que si nos unimos, podemos llegar lejos.

Este fue el alucinante resultado:

Incluso turistas se hicieron parte de esta expresión:

Y es que lo que se transmite es muy poderoso. Esa necesidad urgente de respetarnos y aceptarnos a pesar de tener miles de diferencias, de abrazar otras culturas y aprender de ellas, de querernos y entendernos, porque somos todos iguales, y a través del arte, podemos hacer esto notar. Cuando el arte habla no hay colores, no hay razas, no hay discriminaciones, pero sí hay libertad, respeto y unión.

Porque la idea es crear puentes no muros, pero para construirlos, necesitamos manos, muchas manos. Necesitamos unirnos, y mientras lo hagamos, lograremos avanzar. Se trata de entender que siempre habrán diferencias, pero en nosotros está ser tolerantes, inclusivos y generadores de cambio.

No hay discusión de que unidos definitivamente somos más cool.

#unidossomosmascool

A post shared by Mar Magdaleno con O (@mar_magdaleno) on

Te invitamos a ver lo que las cámaras registraron ese intenso día: