Siempre me ha parecido interesantísimo saber todo lo que ocurre con el cuerpo humano, y cómo es que sigue siendo un canalizador de tantas emociones. Por ejemplo, tienes miedo y sudan las manos, nervios y la voz se vuelve un hilo.

Para algunas personas esto puede parecer lo más normal del mundo, sin embargo, existen otras que consideran el sudor en las manos y la voz como un hilo como las grandes vergüenzas del siglo 21.

Luego de saber estas horrorosas vergüenzas que te hace pasar tu cuerpo, sabremos de qué lado estás. 

1. El a veces indeseado bostezo

Es algo natural, lo sabemos, de hecho un estudio indica que bostezar ayuda a mantener la cabeza fría. Sin embargo, muchas personas lo asocian a la falta de sueño o aburrimiento. ¿Ahora entiendes por qué tu jefe nunca olvidará que hayas bostezado en la reunión?


2. Ese chanchito que simplemente se sale…

En Marruecos por ejemplo es una costumbre eructar después de comer, pero acá… está lejos de pasar. Y es que de seguro no buscas hacerlo, pero sin querer salen. Definitivamente lo peor que puede pasar es que sea conociendo a los suegros. Dios mio.


3. Y ese ruido… que también se sale

¿Existe realmente un control de esto? Son tantas las veces en las que quisiste aguantar… pero no se pudo más. 🙄


4. La dulce melodía de la panza

Quizá sea hambre o no, lo cierto es que suena muy parecido a lo de arriba 🤔


5. Y cómo no… las manchas de desodorante en las axilas

Esta vergüenza viene a hacer de tus días unos muy terribles. Las manchas en las axilas se generan por diferentes factores que muchas veces no podemos controlar, y que otras veces sí: como esas manchas blancas de desodorante que te hacen pasar roche. ¡Incluso te manchan la ropa! ¿Ahora entiendes por qué nadie se acercaba a ti en el autobús?

Probablemente esta última vergüenza que hacen pasar las manchas en las axilas es la que más te incomoda, pero para tu felicidad, tiene solución. Claro, y es que Rexona, con su desodorante Rexona Antibacterial + Antimanchas permite dejar atrás el mal olor y tiene la ventaja de no manchar tu ropa. Tus axilas ya no te harán pasar nunca más un mal rato.

Manchas fuera, hola comodidad.