Seguimos siendo tu aliado en los primeros 1000 días de tu bebé.

Por tu bien y el de tu bebé…

Al estar embarazada, adquieres un importantísimo compromiso contigo misma y con tu bebé: cuidar tu alimentación, y así, asegurarle un buen desarrollo a ese pequeño que está por venir.

Porque dentro de ti, hay dos corazones latiendo:

Aquí una lista de esos nutrientes que debes asegurarte de consumir: 

1. Hierro

iStock_000061726356_Small

El hierro es un mineral esencial que ayuda a producir glóbulos rojos y a la formación de la sangre. Se absorbe mejor el procedente de los alimentos de origen animal (carne), que el de los alimentos de origen vegetal (espinacas, puerros y cereales). Su combinación con alimentos ricos en vitamina C contribuye a su absorción.


2. Zinc

iStock_000074421741_Small

El zinc es importante para el proceso de formación de los órganos del embrión, que en el desarrollo humano este período se extiende entre la cuarta y la novena semanas del embarazo. Se encuentra principalmente en fuentes como los mariscos, carnes rojas, derivados lácteos y huevos y cereales integrales.


3. Calcio

iStock_000064246085_Small

El calcio afecta positivamente al desarrollo óseo de tu bebé. Por lo mismo, debes asegurarte de consumir todos los días alimentos ricos en calcio, como los lácteos y vegetales verdes. También se encuentra en los pescados con espinas (sardinas y boquerones) y en la tortilla de maíz.


4. Vitamina D

iStock_000020158359_Small

Ayuda a que el cuerpo absorba correctamente el calcio y fosfato, potenciando el crecimiento de dientes y huesos. Aunque se puede encontrar en alimentos como el salmón, el huevo y los lácteos, la mejor manera de sintetizarla es con una leve exposición al sol, de 10 a 15 minutos cuando los rayos UV no son tan fuertes.


5. Vitamina A

iStock_000049662528_Small

Potente antioxidante necesario para mantener los huesos fuertes. Protege la salud de la visión y previene el envejecimiento prematuro de la piel. La calabaza, las zanahorias y los vegetales de hoja verde son ricos en vitamina A.


6. Ácido fólico

iStock_000067074263_Medium

El ácido fólico ayuda a prevenir defectos congénitos relacionados con el cierre del tubo neural, como la espina bífida. Lo puedes encontrar en alimentos como los vegetales de hoja verde, las leguminosas (frijoles, habas y lentejas), el brócoli, los espárragos y algunos cereales fortificados.


7. Yodo

iStock_000034198650_Small

El yodo le asegura a tu bebé un buen desarrollo cerebral y cognitivo. Una dieta rica en yodo es imprescindible para un desarrollo correcto del cerebro del feto, por lo que es preferible usar para cocinar sal yodada, además de consumir porciones de marisco y pescado.


8. Omega 3

iStock_000056326582_Small

Así como el yodo, el omega 3 también juega un papel importante en el desarrollo cerebral y cognitivo de tu bebé. Lo encuentras principalmente en el pescado azul y las nueces.

Una alimentación completa y variada puede ayudar a cubrir todas tus necesidades, sin embargo, consulta a tu médico sobre el uso y consumo de un multivitamínico para prevenir alguna deficiencia.

Porque sentirse bien es estar bien por los dos, conoce el programa que Nestlé ha preparado para ti: Comienzo Sano, Vida Sana. Entra aquí y descubre todo tipo de sugerencias, consejos y tips para cuidar a tu bebé desde el inicio de su vida y durante todas las etapas importantes.

Dale lo mejor a tu bebé desde el primer momento.