Por Mazda

Cuando manejamos un automóvil, una de las principales cosas en las que pensamos siempre es en el combustible. Y no sólo porque los vehículos no se mueven sin él, sino también porque siempre queremos gastar la menor cantidad posible de dinero en él. Por eso siempre buscamos saber cómo hacer para que cada gota en el estanque rinda más.

Sin embargo, existen muchas creencias sobre los automóviles que, a pesar de ser populares, no son más que mitos o medias verdades. ¿Sabes cuáles son?

1. ¿Ventanas bajas y aire acondicionado?

Cuando enciendes el aire acondicionado, tu vehículo realmente gasta gasolina. Sin embargo, eso no quiere decir que siempre sea mejor bajar las ventanas y apagar el aire acondicionado. En el tránsito normal de la ciudad, un automóvil consume alrededor de un 4% más de combustible. Pero cuanto más aumenta la velocidad, el aire que entra rápidamente por las ventanas aumenta la resistencia del vehículo y produce un «efecto paracaídas» que lo frena. Y entonces, el vehículo necesita de más esfuerzo para avanzar… y gasta más gasolina.


2. Llantas con más aire.


Otro mito de los automóviles es la creencia de que, si les colocas aire extra a los neumáticos, ahorrarás combustible porque así las llantas tienen más contacto con la vía. Pero eso no es cierto y, además, es peligroso. Si se supera el nivel de aire recomendado, es posible que la llanta explote al toparse con un hueco o una piedra.


3. ¿Más velocidad, más consumo?

Algunas personas creen que, si manejan más rápido, obviamente gastan más gasolina. Pero esto no siempre es verdad. De hecho, todo depende de las marchas: si vamos en primera a 50 kilómetros por hora, gastamos mucho más combustible que cuando vamos en quinta marcha a 70 km/h. El menor consumo de combustible se logra manteniendo velocidad, sin pisar el acelerador, cuando estás en quinta marcha y vas entre los 70 y 90 kilómetros por hora.


4. ¿Depósito lleno siempre?

Otra famosa creencia es que, para evitar que se pierda gasolina por evaporación, es mejor mantener lleno el depósito. Y nuevamente estamos hablando de una creencia falsa, porque la tapa del depósito se encarga de eso. Por lo tanto, si no quieres perder gasolina por evaporación, no debes preocuparte en llenar tu tanque siempre: la clave es que la tapa del depósito esté siempre en muy bien estado y bien cerrada.


5. La electricidad es la única salida

Claro, seguro que una de las cosas que te has acostumbrado a escuchar es que los coches eléctricos son la única alternativa que nos queda para salvar el medio ambiente. Sin embargo, hoy en día existen opciones que logran ser respetuosos con la naturaleza mientras preservan sus características, no sacrifican el placer de conducir y además permiten ahorrar unos cuantos pesos. Se trata de los motores híbridos, que están presentando una nueva solución a los problemas que más nos importan.


6. Diésel y gasolina.

Para muchas personas, la gracia de tener un vehículo con diésel es que es más económico. Sin embargo, ¿sabías que los motores de turbodiésel están sometidos a más presión que los motores de gasolina y requieren de más mantenimiento? Y por si fuera poco, existe una nueva tecnología que entierra el «mito del diésel y la gasolina» de una vez por todas: se llama SKYACTIV. Con ella, un vehículo a gasolina puede rendir lo mismo que otro a diésel.

De hecho, la tecnología SKYACTIV es tan nueva que se acaba de presentar al mundo en el Auto Show de Los Angeles realizado el 27 de noviembre, en Estados Unidos.

Por supuesto, también se estrenó al mundo el automóvil con esta novedad de las cuatro ruedas: El nuevo Mazda 3, un reciente protagonista en la Historia de los vehículos de séptima generación, con sistemas multimedia y de conectividad, el dinamismo del sistema de conducción G-Vectoring, diseño y chasis dinámicos, entre otras novedades.

Pero bueno, no es mucho más lo que te podemos contar… porque ahora solo te queda experimentarlo en carne propia, algo que puedes hacer una vez que este increíble modelo llegue a las salas de ventas en enero del 2019. ¿Ya estás ansioso, no?