Lo que nos hace especiales, es la mezcla de todo lo que somos. Y queremos que tú seas capaz de hacer todo lo que te hace especial, por eso alimentamos todo lo que eres.

La sociedad nos quiere decir que somos especiales. Nos destacan cada logro que tenemos, y en realidad no sabemos si es una especie de reivindicación de género o es que realmente somos especiales. Pero en UPSOCL buscamos la raíz de esa cualidad, y luego de analizar algunas conductas nuestras, llegamos a la respuesta, ¿la quieres conocer?

Durante muchos años nos han querido convencer que, genéticamente, somos diferentes al hombre. Eso está claro; ambos desarrollamos distintas habilidades duras y blandas, lo que no quiere decir que a veces no podamos coincidir en gustos e intereses. Sin embargo, hay algo que va más allá de lo fisiológico, y es muchísimo menos sexista que un desarrollo cognitivo. Se trata de algo que no tiene que ver con política, ideología ni religión. 

La respuesta se encuentra en el diario vivir. ¿Cómo? Pues veamos.

Nuestra rutina comienza más temprano (hecho confirmado por una reciente investigación publicada en el Proceedings of the National Academy of Sciences). Esto, pues las mujeres somos más propensas al insomnio que los hombres. Así que dormimos menos, y despertamos antes.

Luego, somos capaces de desarrollar un montón de tareas simultáneas, sin perder la concentración en ninguna de ellas. Esto debido a que la ciencia nos da la ventaja de tener una relación multitasking con nuestros propósitos (algo que inluso se cree puede tener directa relación con las cantidades de hormonas secretadas por el cuerpo femenino). Y es que nuestro cerebro quema menos calorías cambiando el foco de atención, por ende somos más rápidas ante las reacciones.

Sin embargo nada de esto es lo que nos hace especiales. 

Y es que ningún cerebro con atención múltiple, y ningún reloj biológico puede explicar la dedicación, pasión, y esfuerzo que le ponemos a un propósito. Y es que es justamente esto, nuestra meta la que nos hace especiales, porque no esperamos solo una cosa de la vida, sino todo al mismo tiempo.

Y lo hacemos. No esperamos terminar algo para comenzar con otra cosa, sino que terminamos todo al mismo tiempo porque es la única manera de sentirnos vivas y llenas de energía. Ningún estudio existe que explique por qué no nos dejamos caer ante las dificultades, y que aunque nos cueste seguir, podemos terminar el día con el 100% de las tareas cumplidas.

¿Ahora puedes entender lo que nos hace especiales? 

No eres especial por sólo una cosa, lo que nos hace especiales es la mezcla de todo lo que somos.

Special K®, alimentamos todo lo que eres.

 

COME BIEN.