Cada tipo de piel tiene necesidades diferentes, las cuales, hay que tener muy en cuenta a la hora de elegir un tratamiento de cuidado facial si quieres obtener los resultados esperados.

Para limpiar, hidratar y aportar vitaminas al rostro, es necesario saber cuál es el tratamiento adecuado para tu tipo de piel y aquí te enseñamos cómo.

1. Piel seca

La piel seca se debe a que tu cuerpo, produce menos sebo de lo normal, provocando que la piel se sienta tensa, se despelleje e incluso sientas que te pica o te arde. Aunque muchas veces se piense, que este tipo de piel requiere menos cuidados que el resto, esto no es así. Una piel seca requiere una hidratación profunda para mantener su luminosidad y elasticidad, por eso, limpia tu rostro con una loción limpiadora hidratante, prefiere cremas que contengan glicerina, vaselina y aceite mineral y opta por los tratamientos antioxidantes.


2. Piel grasa

A diferencia de la piel seca, la piel grasa se produce por el exceso de sebo, haciéndola lucir brillosa en la zona T (frente, nariz y mentón) y potenciando la aparición de espinillas y puntos negros. Este tipo de piel requiere un tratamiento específico que controle la aparición de todos estos síntomas, que debe comenzar y terminar siempre, con una limpieza profunda en las mañanas y en las noches con un gel limpiador especial para pieles grasas. Además, hay que evitar secar en exceso el rostro, por eso, te recomendamos seleccionar productos libres de alcohol y evitar los que contengan aceite mineral y vaselina.


3. Piel mixta

La piel de tipo mixta, es una combinación de la piel seca y la piel grasa, se produce por el exceso de sebo en la zona T y la falta de este en la zona de las mejillas. Es necesario, que para cuidar la piel mixta, se usen productos especializados en este tipo de piel y no una combinación de productos. Son recomendables los cosméticos a base de agua que aporten los nutrientes necesarios, como el agua micelar, también es esencial la protección solar y los productos que contengan retinol y antioxidantes. 

Por eso, es importante que sepas que el agua micelar limpia, desmaquilla e hidrata tu rostro sin dejar una sensación grasosa, mientras que los limpiadores faciales con extracto cítrico antioxidante, limpian de manera profunda y controlan la acumulación de grasa. Mientras tanto las lociones limpiadoras, las toallitas desmaquillantes y las cremas de limpieza puedes encontrarlas en formatos especiales para pieles grasas, secas y mixtas.

Te invitamos a descubrir la nueva imagen y productos de POND’S®, con la nueva Agua Micelar y Limpiador Facial pensados exclusivamente para las mujeres de hoy, las que buscamos divertirnos y cuidar nuestra piel al mismo tiempo.

#PonTuMejorCara con POND’S®