Por FOREO
La limpieza de tu rostro es un paso básico para lograr un cutis saludable, no es cuestión de edad o tipo de piel, un rostro saludable y bello requiere una rutina de cuidado diario.

Dicen que tener piel grasa es algo bueno, porque al momento de envejecer, tendremos menos arrugas, pero los que sufrimos de esto, aunque nos esforcemos por verle el lado positivo al asunto, este tipo de piel puede ser muy molesta por lo difícil que es de tratar.

Las personas que tenemos la piel grasa, vivimos en una constante lucha para minimizar los síntomas y encontrar la rutina perfecta pero, de igual forma, hay veces que sentimos que el universo está en nuestra contra y hay una serie de cosas que seguramente todas hemos tenido que soportar. 

1. Esos granitos justo en el momento más inoportuno

¿A quién no le ha pasado que justo antes de un evento importante, le sale un granito? Y es que pareciera que los grandes momentos de la vida son un imán de espinillas. El estrés o el nerviosismo son de los factores que más influyen en que te broten protuberancias en el rostro, pero recuerda que la que más lo nota, eres tú.


2. Espejos con aumento… nuestro peor enemigo

Para alguien con puntos negros y poros dilatados, mirarse en un espejo con aumento es una real pesadilla, no sólo porque ves más de lo que en realidad se ve, si no por las incontrolables ganas que surgen de apretarnos TODO, lo que puede terminar en un gran desastre, provocando que se multipliquen.


3. Conoces todos los tratamientos habidos y por haber

Has probado todo lo que existe para controlar el brillo, los granos y los puntos negros. Desde mascarillas faciales, exfoliantes e incluso cremas de dudosa procedencia que prometen se la solución milagrosa, y aunque en tu interior sabes que no servirán, porque nada es un «milagro», caes fácilmente en la tentación y terminas comprándolas. 


4. Cuando llega el verano, el brillo no se quita con nada

No es sólo por el sudor, sino por la luz que saca, literalmente, a relucir toda la grasa de nuestra piel. El ángulo equivocado te puede dejar completamente en evidencia.  Un secreto que a nosotros nos ha funcionado de maravilla, es limpiar tu rostro 2 veces al día con un cepillo facial como el LUNA mini 2, ya que te ayudará a eliminar toda la grasa e impurezas que al sol le encanta resaltar.


5. No entiendes a la gente que se aplica cualquier cosa en la cara

Te pones hasta nerviosa cuando ves a personas que se ponen crema de manos en la cara o que no se fijan para qué tipo de piel es el producto que se aplican. Incluso te dan ganas de darles lecciones sobre los cuidados de la piel a todos aquellos que se tocan el rostro sin lavarse las manos para que no sufran las consecuencias, porque tú sí que sabes lo que se siente. 


6. Nada te hace sentir mejor que llegar a tu casa y lavarte la cara

Nada te alivia más que sentir tu rostro limpio. Después de un largo día en el que el sudor y la grasa se hacen más que presentes, cuando por fin logras esa sensación de purificación, te sientes aliviada y totalmente renovada. Claro, puede que no dure mucho, pero ese momento es sagrado y no hay nada que se le compare.

Sabemos que la piel grasa es algo que nos acompañará siempre, pero afortunadamente hay una gran forma de mantener todo bajo control y evitar este tipo de problemas.