Abrázalo y cuida su delicada piel con lo mejor de Huggies para tu recién nacido.


Es cierto que nadie tiene una relación perfecta con su padre. De hecho, nadie tiene una relación perfecta con nadie, a menos que seas el ser humano más condescendiente del universo y solo explotes encerrado en tu baño (y de ser así, creo que deberías conversar de esto con alguien, en serio).

El punto es que aunque no siempre seamos los mejores amigos, sin ellos no sabríamos para donde ir, por donde andar, qué decir e incluso cómo reaccionar ante miles de situaciones.

Por eso, es momento de darle un reconocimiento por todas las cosas que ha hecho por nosotros, incluso por los errores que ha cometido, y por eso papá hoy te quiero agradecer:

1. Por decirme 1.000 veces que no

En las cuales 700 veces era porque no me convenía un sí, aunque siempre hubo unas 300 veces en las que el “no” era solo para molestarme. Pero de todas maneras me enseñaste algo muy importante: el valor de esperar y tolerar la frustración.


2. Por ese abrazo que me diste cuando realmente lo necesitaba

Porque sé que no siempre me abrazaste cuando te dio el impulso… pero siempre que lo hiciste, fue porque realmente quisiste.


3. Por hacernos fuertes ante la adversidad

Por enseñarme a levantarme, a ser maduro y luchar por las cosas que quería.


4. Por ser gráfico al enseñarme las cosas

Y es que no siempre podía confiar en las personas, y tú bien lo sabías.


5. Por salir del molde

No fuiste tan delicado como mi mamá, pero fuiste auténtico y me diste mil historias para contar.


6. Por ser ese Superhéroe que nadie más pudo reemplazar

Y es que mil veces cometiste errores, pero es que nadie te enseñó a ser padre.


7. Por pasar tiempo con nosotros cada vez que pudiste hacerlo

Y aunque el trabajo muchas veces fue más urgente, no era más importante que yo.


8. Por consentirme de vez en cuando

Cuando me diste comida chatarra a escondidas o me llevaste derecho a los juegos sin pasar por el colegio; o incluso cuando quise hacer algo estúpido, me apoyaste. Quizás para que aprendiera de mi error, pero todo lo hiciste por algo.


9. Y porque mientras más tiempo pasó, más necesario se hizo tu abrazo

Porque pudimos pasar años sin darnos uno, pero cuando lo hicimos fue la muestra de amor más honesta y liberadora del mundo.

Gracias papá.

Y es que quizás el abrazo más importante que me diste fue al momento de nacer; desde ese minuto me armaste de fortaleza y seguridad para el futuro, y cada vez que sentí tu abrazo, fue como ese primer encuentro que tuvimos. 

Y ahora que yo seré padre, quiero prepararme con ese primer abrazo: tener todo lo que mi hijo necesite, lo que le ayude a confiar en sí mismo y en la vida. Quizás no tenga tu misma valentía para enfrentar ese momento, pero no estoy solo, te tengo a ti, a mi esposa, y el apoyo de Huggies, que lo harán sentir tan protegido como con nuestros propios abrazos.

Y es que los pañales de Huggies te ayudan a darle a tu pequeño un segundo abrazo, para que sienta la misma seguridad que cuando tú lo tomas.