¿Alguna vez esa pregunta ha rondado por tu mente? ¿Qué tan lejos llegarías? ¿Aceptarías la posibilidad de cambiar todo lo que conocen? Para algunos podría sonar como una pesadilla pero para otros es la oportunidad de renovarse, de dar a su vida un giro de 180º grados. O sea, sería como oprimir el botón de reiniciar.

Y tú, ¿qué serías capaz de hacer por la felicidad de tu familia?

La peruana Yngrid Lamas se enfrentó recientemente a ese lema y tuvo que decidir entre enfrentarlo o dejarlo pasar.

Pero tranquilidad, por favor. Obviamente ella no aceptó hacer nada contra sus principios, tampoco decidió escapar del país para siempre y olvidarse de todos, sino que se decidió por darles un nuevo respiro a sus vidas y ser más práctica y consciente.

Lo que Yngrid consiguió fue una nueva manera de ver las cosas, claro, con su familia de por medio… y su alegría como lo más importante

Pues, al darle un nuevo aire a su familia y a su casa estaba aceptando también cambiar lo que hacía, y aprendió que es mejor vivir en grande los momentos que antes le parecían pequeños y que tal vez estaba dejando pasar frente a sus ojos.

Yngrid lo que hizo fue cambiar su casa por completo, para sentirse renovada en todos los sentidos posibles y regalarle lo más lindo que podía ofrecerle a quienes más quiere, porque sabe muy bien que cuando pintas un espacio de tu hogar se siente como nuevo.

Como toda mamá, ella quería sorprender a su familia, porque ver la alegría en la sonrisa de los suyos no se consigue con riquezas y regalos, sino con experiencias.

Pinturas Vencedor la apoyó en el camino para renovar su casa y sorprender a su familia transformando su vida. Descubre a continuación la historia completa:

Tú también sorprende a los que más quieres. Pinta tu casa, vuélvela nueva. Y hazlo junto a Pinturas Vencedor.