Porque cruzar la meta no es la única forma de ganar, y porque intentarlo siempre es mejor que darte por vencido, Nike te invita a vivir el deporte en tu propio estilo. Gana, pero a tu manera.

La historia del fútbol femenino, aunque parezca difícil de creer, se remonta a muchos años atrás, y aunque siempre se ha considerado como un deporte masculino, las primeras evidencias que posicionan a la mujer practicándolo, datan en 1892, en la ciudad de Glasgow, Escocia, cuando se registró el primer partido de fútbol entre mujeres.

El fútbol femenino siguió creciendo.

En 1894,  Nettie Honeyball, una activista de los derechos de la mujer, fundó el primer club deportivo femenino denominado British Ladies Football Club. Su idea era demostrar que las mujeres sí podían lograr emanciparse y tener un lugar importante en la sociedad, que por entonces las excluía.

La Primera Guerra Mundial fue clave para la masificación del fútbol femenino.

Como la mayoría de los hombres fueron enviados al campo de batalla, la mujer tuvo que introducirse de manera masiva al mundo laboral, en donde se integraron a los distintos equipos que se formaban en las fábricas, lo que terminó por popularizar este deporte entre las mujeres.

En 1966, tras la Copa Mundial de Fútbol, el interés de las aficionadas creció a tal punto, que la Asociación de Fútbol (FA), decidió incorporar a las mujeres y crear la rama femenina en 1969.

Así, con los años, países como Italia, Estados Unidos o Japón tienen ligas profesionales competitivas, cuya popularidad no envidia a la alcanzada por sus pares masculinos.

Hoy en día, el fútbol femenino se vive alrededor de todo el mundo, y hay quienes lo representan.

Tal y como lo hace la aclamada Wera Kuri, una mujer mexicana futbolista que creó el movimiento #FutSinGénero, el cual se encarga de recuperar espacios públicos para hacer canchas de fútbol en comunidades vulnerables.

Hoy en día, junto con Nike, colaboran en inspirar a miles de mujeres a luchar por sus sueños y pasiones, tomando el fútbol como punta de lanza.

Si aún no conoces la historia, da click aquí.

#JuntasImparables