Nutrioli DHA es el primer aceite funcional en México, 100% puro de soya adicionado con DHA, un nutrimento esencial y componente estructural del cerebro, que puede contribuir a la salud del cerebro, corazón y vista.

No siempre resulta fácil llevar una vida saludable. A veces, entre tantas preocupaciones cotidianas, caemos en costumbres poco adecuadas, que pueden llegar a influir en nuestra salud y calidad de vida. ¡Y en la de tu familia!  Por eso, para que sea más sencillo y llevadero, te entregamos algunos prácticos consejos:

1. Elige un día para cocinar para el resto de la semana

¡Y congela esa comida en raciones! Si te ves superada y no tienes tiempo para cocinar, este hábito puede funcionar. Puedes picar vegetales, preparar alguna proteína como quínoa, arroz o pasta y de esta forma comerás balanceado toda la semana.


2. Cocina con ingredientes ligeros y prácticos

Abastécete de ingredientes prácticos que te ahorren tiempo a la hora de preparar comida. Una buena idea es preferir ensaladas frescas, especias, carnes magras o verduras listas para saltear. ¡Te animarás a cocinar más a menudo!


3. Prepara snacks para que te alimentes entre comidas y evites los atracones

916a3356b5a7134d6f00050014f97b1ec83015ed-jpg-380x410_q85-iloveimg-cropped-iloveimg-resized

¡No dejes pasar más de tres horas sin comer! Prepara snacks saludables y ricos, como estas deliciosas almendras tostadas con romero, que son ricas en ácidos grasos (cuidan tu salud cardiovascular) y vitamina E (excelente antioxidante). Puedes ver la receta completa aquí.


4. Establece un desayuno diario ¡y no te saltes las comidas!

e792793f9eda42d025418dec495f3871b04bb8a4-jpg-380x410_q85-iloveimg-cropped-iloveimg-resized

Así tendrás a mano los ingredientes y no habrá excusa para saltarse la comida más importante del día. Una buena opción es este exquisito sándwich nutritivo, con carbohidratos, proteínas y grasas esenciales. ¡Ideal para comenzar tu día! Puedes ver la receta completa aquí.


5. Prepara licuados de frutas o verduras

¡Son rápidos y fáciles de hacer! Les entregarán muchos nutrientes y antioxidantes a tu cuerpo y puedes prepararlos de verduras o frutas. Te aconsejamos que hagas bastante y lo guardes en tu refrigerador para que puedas tomarlos a diario.


6. No te olvides de hidratarte y tomar 8 vasos de agua diarios

Bebe al menos 8 vasos de agua diarios para que hidrates tu cuerpo y al mismo tiempo sacies la ansiedad. Además te ayudará a mantenerte despierta y cumplir mejor con tus labores. Prueba también aguas de hierbas si quiere tomar algo caliente.


7. ¡Y de hacer ejercicio al menos 3 veces a la semana!

Si realizas algún tipo de ejercicio de manera constante, te será de ayuda para regularizar el tránsito intestinal y mantener tu sistema digestivo en óptimas condiciones, por lo que tu metabolismo se acelerará. No tiene que ser intenso, sólo tienes que ser constante.


8. Modifica tu lista del supermercado y prefiere las versiones saludables de los alimentos

Hazte el tiempo de hacer una lista para que cuando vayas no pierdas el tiempo y compres de manera eficiente, sin tentarte por los pasillos. Y prefiere las versiones saludables de los productos que sueles adquirir. ¡Los cambios más pequeños generan los resultados más grandes!

¿Un último consejo?

Para cocinar, te recomendamos siempre Nutrioli, aceite 100% puro de soya, libre de colesterol y con la mayor cantidad de omegas 3 y 6 para tu salud y la de tu familia.

¡Encuentra recetas saludables aquí!