Cuando él se subía al escenario, sabíamos que escucharíamos algo grandioso. Y cuando presentaba un producto o una idea, nos hacía querer lo que presentaba. Y lo más importante es que, por personas como él, sabemos que el emprendimiento también es el arte de vender una idea, de persuadir.

Su nombre era Steve Jobs, y dejó al mundo claves para que un emprendedor apasionado como él sea un gurú de la persuasión. Aprende con este maestro a través seis claves que nos dejó.

1. Compartir el escenario.

Aunque Jobs era siempre “la estrella del show”, él casi nunca realizaba una presentación solo. De hecho, otras 10 personas podrían compartir el escenario con él en una presentación de 90 minutos. Él sabía que, en cualquier presentación, escuchar a sólo una persona es monótono porque el cerebro humano pide variedad. Por lo tanto llamaba a un alto ejecutivo, un cliente satisfecho, a varias personas en un video…


2. La “regla de tres”.

Esta regla plantea que, por lo general, las personas pueden recordar muy bien a lo más tres cosas que escuchó en una presentación o leyó en un texto. Entonces, para seguir la regla, debes responder a la pregunta, “¿Cuáles son las tres cosas que quiero que mi audiencia sepa muy bien?”, y armar una propuesta (oral o escrita) basada en ellas.


3. Presentar héroes y villanos.

Toda narrativa es más atractiva cuando presenta héroes y villanos. Y, para vender una idea, un problema o un rival puede ser un villano. Por ejemplo: una marca de la competencia, un inconveniente cotidiano… De esa manera, presentarás tu producto o servicio como el héroe que vence a una marca competidora por ser mejor o a un problema, por presentarle una respuesta.


4. Pensar como si el mundo fuera Twitter.

Con la masificación de Internet, nuestro lenguaje se hizo más abreviado y compacto. Por lo tanto, todas las presentaciones de Jobs tenían un título o una idea principal que cabía dentro de 140 caracteres – siempre estaban dentro del límite de espacio para un tweet. Y, de esa forma, se logra mejorar la “regla de tres”: esa idea no saldrá de la cabeza del espectador.


5. Vender sueños y pasión.

Según Jobs, más que vender un producto o un servicio, lo que debes vender son sueños y pasión: es fundamental vender algo que te suscita verdadera pasión. Para vender algo importante, debes inspirar a las personas; y si tú no estás inspirado, ellos tampoco lo estarán.

6. Simplicidad.

Aunque los mensajes de Steve Jobs eran inspiradores, su forma visual de presentarlos era muy simple. Él siempre vestía con una ropa informal, icónica y, en la pantalla grande, muchas veces mostraba diapositivas con grandes imágenes y sólo una palabra. De esa manera, sus palabras siempre fueron protagonistas y el espectador nunca se distrajo con la pantalla grande.

Todas esas reglas hacían con que todos quisiéramos cada cosa que él presentaba, porque nos fascinaba con sus ideas. Y eso es lo que buscarán los jurados de la nueva temporada de Shark Tank México: que los emprendedores los encanten. ¿Acaso veremos un nuevo genio en ella? Si es posible armar un imperio millonario desde cero, ¡todo puede pasar! Por eso estará imperdible no te puedes perder la nueva temporada del gran reality show del emprendimiento mexicano. Todos los viernes, a las 21 horas, en Canal Sony.