Conoce y diviértete con todos nuestros próximos estrenos, material extra, entrevistas y mucho más.

Los perros son las mascotas más comunes entre los humanos alrededor del mundo y eso tiene una razón de ser. Ellos no sólo nos acompañan, sino que nos entienden, ya que básicamente compartimos las mismas estructuras sociales. Las personas nos manejamos como un grupo social en el que priorizamos a nuestra familia, al igual que los canes. Es por eso, que desde hace miles de años, esta es una relación que se ha mantenido y transformado en lo que es hoy.

Pero ¿cómo comenzó esta peculiar alianza entre especies?

Los perros domésticos descienden de los lobos y la teoría en la que coinciden la mayoría de los científicos después de años de investigación, es que se domesticaron prácticamente solos, a cambio de una alimentación mejor de la que podían conseguir por si solos.

Cuando el humano se dio cuenta que este animal no era peligroso, sino todo lo contrario, comenzaron a prepararlos para ser cazadores, pastores y guardianes y así fue cómo comenzó esta relación, como una especie de trueque, que con el tiempo se convirtió en una amistad de la más pura.

Se cree que los humanos, jamás habríamos llegado al nivel de desarrollo que alcanzamos, sin la compañía de este fiel compañero, incluso, hay investigaciones que señalan, que fue gracias a ellos que logramos imponernos por sobre los neandertales y así, convertirnos en agricultores.

Si quieres ver un ejemplo de cómo una relación entre un perro y un humano se hace tan fuerte, conoce la increíble aventura que viven John (Harrison Ford) y su fiel amigo Buck, un perro asombroso cuya vida se pone patas arriba cuando es desarraigado de su hogar y llevado a los espectaculares paisajes de Yukón en Alaska.

21 de febrero, sólo en cines.