En una era como la nuestra, en la cual todo es tan moderno y tecnológico, se requiere de algo muy extraordinario para sorprendernos. Tener una laptop, por ejemplo, es algo normal hoy en día. Y cada vez que nos acostumbramos a algo nuevo, creemos entender rápidamente lo significativa que es la tecnología que estamos utilizando.

Pero la verdad es que, en realidad, muchos no sabemos realmente lo impresionante que es la tecnología de hoy porque no nos damos el tiempo de dimensionar los gigantescos avances que hemos experimentado con el paso de los años. Por ejemplo, las computadoras. Probablemente no sabes lo impresionantes que son porque nunca la comparaste con una de las primeras computadoras de la historia.

Después de esto, no mirarás a una computadora de la misma manera.

1. Tamaño.

Imagínate una computadora de 2,4 metros de altura, 90 centímetros de ancho y 30 metros de largo. Luego, compárala con una laptop normal de hoy: unos 35 centímetros de largo, 24 de ancho, 2 cm de altura cuando está cerrado… Y eso significa que el espacio de 1 ENIAC equivale al de más de 25 mil laptops apiladas. Y además, el ENIAC pesaba 27 toneladas y una laptop no pesa más de 3 kilogramos…


2. ¡Apagones!

Imagínese en una ciudad de unos 2 millones de habitantes, disfrutando de una cena familiar y que, de pronto, la luz de tu casa, tu vecindario y de la ciudad se apagan. ¿Qué puede ser? Si fueras un habitante de Filadelfia en los años 50, quizás fuera el ENIAC. Su consumo energético era tan alto que provocaba apagones en esa ciudad, mientras que hoy miles y millones de laptops funcionan a la perfección sin causar ningún apagón.


3. Una computadora sin pantallas, sin mouse…

En su época, el ENIAC era un aparato formidable, capaz de realizar 5.000 sumas o restas y 300 multiplicaciones por segundo. Es decir, era como una súper calculadora. Pero no tenía teclado, pantallas, mouse… Hoy, no sólo puedes hacer cálculos en una computadora: puedes incluso ver televisión, escribir un libro, entre tantas otras cosas.


4. Un aparato delicado.

Wikimedia Commons / Bubba73

¿Cómo reaccionarías si usaras por primera vez una laptop nuevecita y, después de 10 minutos, se le quemara la batería? Probablemente estarías bastante molesto. Hace algunas décadas, era normal que el ENIAC funcionaba con válvulas termoiónicas (tubos de vacío) que se dañaban rápidamente. Se estima que, si usabas el aparato por más de 10 minutos sin parar, se dañaban sus válvulas y tenías que repararlas una y otra vez. Hoy, usamos una laptop por horas y, en el peor caso, hay que cargarla de nuevo.


5. Trabajo en equipo.

¿Cuántas personas imaginas que se requieren para hacer programación en una computadora actual? Muchas veces, sólo una persona lo hace. Hay redes sociales enteras que comenzaron con un solo programador. Eso no sería posible con el ENIAC, porque para realizar sus funciones se necesitaban múltiples operadores para mover 6 mil interruptores y semanas de trabajo sólo para comenzar a modificar un software… Vida dura, ¿no?

Con esas comparaciones, finalmente nos damos cuenta de que la evolución de la tecnología ha sido mucho más impresionante de lo que creemos. En los años 40 o 50, era simplemente imposible pensar en una computadora con pantalla a colores, con la capacidad de navegar en algo llamado Internet, y mucho menos con la capacidad técnica, la practicidad, los múltiples usos y la elegancia de las nuevas laptops Lenovo.

Ingresa aquí o dirígete a tu tienda Best Buy más cercana, y sabrás por qué las nuevas laptops Lenovo son absolutamente todo lo que estabas buscando.