Por Schick
Libera tu pasión con Schick.

Muchas veces, cuando despertamos, lo único que queremos es extender la alarma del celular para 5 minutos después, ¿no? Y a veces, esos minutos se van acumulando hasta volverse 20, incluso 30… y al final, nos levantamos con los ojos pegados de todas maneras y ni descansamos. En el fondo, así no se puede despertar bien…

Sin embargo, existen muchas prácticas mañaneras que pueden darte una dosis extra de vitalidad. Entonces, en vez de dormir esos minutos que no descansan, dedícalos a hacer estas pequeñas cosas… y verás cómo se revolucionará tu día a día.

1. Respirar muy hondo 10 veces.

Pocas cosas son tan efectivas para relajarte como respirar hondo. Pero no necesitas estar alterado para sentir los efectos de ese pequeño acto. Si ya estás tranquilo, te relajarás aún más, y si lo haces varias veces, te armarás contra el estrés del día a día. Y si respiras hondo varias veces todas las mañanas, será habitual para ti comenzar el día con tranquilidad. Cuando tienes el control de tu respiración, nadie puede sacarte de tu serenidad.


2. Meditar a la orilla de la cama.

Apenas despiertes, siéntate en una posición de loto. Y a diferencia del punto anterior, harás el ejercicio de exponer tu mente a pensamientos del ajetreo diario y alejarlos, aunque sea por un momento, para lograr concentrarte únicamente en escuchar tu respiración en ritmo normal. Y así, después podrás aplicar esa técnica en otros momentos del día.


3. Sonreír frente al espejo.

¿Sabías que el simple acto de sonreír produce cambios en la actividad cerebral, en el humor y reduce el estrés? ¿Y qué tal si, además de sonreír, ves esa sonrisa que proyectas? Como dice un dicho, «Nunca estás completamente vestido si no sonríes». Por eso, cuando sonríes, es como si vistieras una capa que te hace más resistente contra el mal humor.


4. Escuchar música muy fuerte.


¿Cuál es tu género musical favorito? Sea cual sea tu gusto, cierra los ojos, colócate unos buenos audífonos, siéntate y piérdete por unos minutos con esa canción que a todo volumen te hace viajar a otra dimensión… Te darás cuenta que el día te ofrece más momentos como ese, ¡y entonces saldrás de la cama con toda la energía!


5. Escribe en un diario.

Quizás parezca extraño escribir lo que te ocurrió el día anterior por la mañana, en vez de escribir lo que viviste en un día durante la noche de ese mismo día… pero no lo es. Si escribes en la mañana sobre lo que hiciste el día anterior, ejercitarás tu memoria y reflexionarás sobre lo que puedes hacer mejor en el nuevo día que comienza.


6. Apaga tus dispositivos.


Nada más típico que despertar, apagar la alarma del celular y, un segundo después, revisar si tu WhatsApp tiene algún mensaje pendiente. Pero, ¿qué tal si apagas tu alarma y apagas tu celular? Y si despiertas aún más temprano, no arriesgas a que te manden mensajes inoportunos. Y así, te acostumbras a quedar menos pendiente de tu celular y reduces tus niveles de estrés y ansiedad.

Sí, al seguir estos rituales nuestro día mejorará considerablemente… pero espera, ¿sabes qué? Se nos queda uno de los más importantes en el tintero: Afeitarse.  Para cumplirlo, lo único que necesitas es hacerlo con un rastrillo de calidad como el Schick Xtreme 3 Ultimate, que contiene 3 hojas flexibles y 50% más de banda lubricante, que se adapta perfectamente a tu cara, te brinda mayor seguridad, potencia el estilo que quieras y te da una sonrisa aún mayor al mirarte al espejo.