Para algunas personas, el regreso a clases es duro por la necesidad de volver a despertar temprano. Para otras, es complicado porque algunas clases o sesiones de estudio pueden ser muy, pero muy monótonas. Y para otras, el regreso a clases puede ser molesto por ser tan difícil sentarse a estudiar con concentración.

Sin embargo, existen muchas maneras de vencer la pereza, las distracciones, las dificultades de la materia e incluso transformar la hora del estudio en un momento más agradable y efectivo. ¿Quieres saber cuáles son?

1. Cambia de espacios

Según estudios médicos recientes, cambiarse de lugar constantemente te ayuda a concentrarte mejor, porque cada vez que te mueves de lugar en un intervalo de estudio fuerzas al cerebro a formar nuevas asociaciones entre lugares y conceptos, por lo cual cada recuerdo en la memoria se hace más fuerte. Y entonces, eso mejora el aprendizaje y la retención de contenidos.


2. Estudia en intervalos cortos


De acuerdo a expertos, un lapso promedio de atención plena es de 18 a 20 minutos. Por lo tanto, lo mejor es dividir el tiempo de estudio en períodos de unos 30 o 40 minutos, con una corta pausa de no más de 5 minutos para hacer otra cosa. No obstante, también es importante dividir la materia en unidades de contenido menos extensas, para no tener que estudiar algo demasiado rápido.


3. Complementa lectura y audio

Para estudiar de una manera distinta y no tan monótona, puedes aprovechar distintos medios de transmitir contenidos. Lee con atención toda la información que estudias y grábala en audio, después escucha esa materia hablada mientras la lees, de este modo registrarás el contenido en tu mente por dos vías: la visual y la auditiva.


4. Aprende la técnica de la asociación


Esta técnica nos aconseja que, cuando tengamos que memorizar números o palabras largas, relacionemos partes de números, palabras enteras o partes de ellas con otras palabras o frases. Por ejemplo: si tienes que retener una secuencia que diga «padre», «oso» y «OVNI» en ese orden, puedes plantear que «tu padre se llevó un oso en un OVNI». Esto además se puede unir a otra buena táctica: hablar caminando en círculos.


5. Establece tus propios premios

Como es muy típico de los humanos el trabajo en búsqueda de recompensas, el estudio también puede ser un espacio de pequeñas recompensas como un caramelo o un sorbo de un rico refresco, y te ayuda a establecer un ritmo de avance al repasar la materia.


6. Fíjate en los colores

Los colores que nos rodean pueden influir mucho. En ese sentido, un espacio con muchos colores y tonalidades claras, especialmente de colores azulados y rojizos, estimulan la creatividad, la memoria y la sensación de alerta, y sin cansarte con colores como el negro o el café. Por lo tanto, los colores vivos y nítidos en tu alrededor, junto a un entorno ameno, son un impulso a tu estudio.

Y como es de gran ayuda tener un buen ambiente para estudiar, con agradables colores y un excelente diseño, las nuevas computadoras ASUS ZenBook no solo son un aliado para tu estudio por ofrecerte mucha información, sino también por la calidad y la nitidez de su pantalla.

Cuando estás estudiando, incluso los detalles que ofrece tu ambiente te ayudan… y también las ofertas imperdibles que te tiene en Best Buy. Acércate a una de sus tiendas para encontrar tu ZenBook y ZenBook Flip a los mejores precios.