Por FOREO
La limpieza de tu rostro es un paso básico para lograr un cutis saludable, no es cuestión de edad o tipo de piel, un rostro saludable y bello requiere una rutina de cuidado diario.

A diferencia de lo que la gente pueda creer, no muchas personas sufren de piel seca, sino que, lo que experimentan es deshidratación de la piel, los síntomas son muy similares y por esto se llegan a confundir.

Es muy común mezclar estos dos conceptos, pero hay cosas clave que los diferencian y eso es justamente lo que te explicamos a continuación. 

La piel seca es, generalmente, algo genético, lo que significa que por naturaleza, tu cuerpo no produce sebo suficiente.

La deshidratación de la piel, por el contrario, se puede presentar en cualquier tipo de piel por periodos intermitentes, por lo que si siempre has tenido un tipo de piel normal, mixto o graso y notas que se empieza a resecar, lo más seguro es que tu piel esté deshidratada y no que tu tipo de piel haya cambiado. Si comenzaste a sentir tu rostro seco, antes de auto diagnosticarte con piel seca, debes poner atención a varias cosas para saber si estás en lo correcto:

Tu nivel de estrés, tu alimentación, si estás tomando suficiente agua o no, el clima, el día en el que estás de tu ciclo, los productos que estás usando (si cambiaste de limpiador o de crema) y cómo estás durmiendo. Todo esto te ayudará a saber qué cambio realizaste en tu rutina y podrás descifrar qué es lo que te causó la deshidratación en la piel y qué hacer para revertir esta condición. Porque claro, una piel deshidratada es totalmente reversible, a diferencia de una piel seca, que ya es una condición de tu tipo de piel.

Lo mejor para tratar la deshidratación en tu rostro es:

  • Primero, tomar suficiente agua durante el día.

  • Consumir alimentos que promuevan la hidratación en la piel

  • Revisar que sí estés utilizando los productos de cuidado de la piel adecuados.

Para conocer mejor el estado de tu piel puedes incluir el LUNA FOFO, un cepillo facial que te ayudará a conocer el nivel de hidratación de tu rostro y que además te dirá cuál es la mejor rutina de limpieza facial para ti.

Para combatir la deshidratación en la piel, te recomendamos usar productos hidratantes que tengan rosa mosqueta, ácido hialurónico o vitamina C, jabones faciales que no tengan detergentes agresivos o que manejen ingredientes en forma de leche y tónicos sin alcohol con ingredientes como el hammamelis.