Aspira su aroma, distingue sus notas de sabor y la consistencia de su textura… ¡No es sólo café, es una experiencia única!

Todos conocemos y valoramos ese pequeño espacio de tiempo en donde pausas tus actividades diarias para disfrutar un buen café. Esta práctica no solo relaja y disminuye el estrés, sino que ayuda a tener la mente más despejada para pensar en mejores ideas. Para muestra, estos 5 casos de éxito de empresas que surgieron a partir de una charla acompañada de café y que hoy rinden sus (grandes) frutos:

1. La popular red social Instagram se gestó en un café de San Francisco

De acuerdo a The Clerkenwell Post, el momento del café ha jugado un rol importante en la creación de diversas exitosas empresas. Un ejemplo es Instagram, que se comenzó a gestar en cafés de la ciudad de San Francisco, para después convertirse en una de las redes sociales más influyentes del mundo.


2. Misma ciudad donde surgió Craigslist

En esa misma ciudad y también rodeados del aroma del café, los creadores de Craigslist empezaron a concretar su idea. Poco después se convirtió en uno de los sitios web de anuncios clasificados más grandes del mundo, con presencia en 310 ciudades.


3. El código base de Foursquare fue escrito en diversas cafeterías

Los cofundadores de Foursquare, Dennis Crowley y Naveen Selvadurai, construyeron la mitad del prototipo original en varias cafeterías de la ciudad de Nueva York. Este popular sitio es un servicio basado en localización web aplicada a las redes sociales. Permite hacer check in de los lugares que se visitan y ganar recompensas.


4. Al igual que el juego y sitio web Moshi Monsters

Esta plataforma con más de 100 millones de usuarios registrados comenzó con una sola mascota dibujada en una servilleta de una cafetería en el Reino Unido. Luego se convirtió en un éxito que traspasó el mundo virtual pues ahora se comercializan juguetes, discos, libros y diferente mercancía de esta empresa.


5. Y, como ya todos saben, la famosa saga Harry Potter comenzó a escribirse en las servilletas de un café escocés

Todos conocemos el fenómeno de Harry Potter pero pocos sabemos cómo fue creado. En 1994, J. K. Rowling comenzó a frecuentar distintas cafeterías de Edimburgo, donde pasaba horas escribiendo en una libreta mientras su hija dormía. Así fue como se inspiró para los primeros libros de la zaga, junto a una humeante taza de café.

¡Historias como estas nos inspiran!

Porque sabemos que grandes ideas pueden surgir de una taza de café, en Starbucks te ayudamos a impulsarlas: conecta con tu próximo compañero para ese gran proyecto que siempre has querido concretar, aquí. ¡Descubre todo lo que estamos preparando para ti!