Por Vicente Quijada
9 abril, 2018

El belga de 24 años no sumaba minutos en Stamford Bridge y partió cedido para darle espacio a Giroud. El francés lleva sólo un tanto, en FA Cup, mientras que Michy ya acumula 9 en 13 duelos. Y ni hablar de Morata.

El marcador anuncia el minuto 47′ en el Signal Iduna Park y el Borussia Dortmund está lavando parcialmente las heridas de su contundente caída ante el Bayern Munich, con un 1-0 parcial ante el Stuttgart. Dahoud juega una pelota frontal para Michy, el flamante refuerzo de los locales, y el belga se la abre a Sahin con un elegante movimiento de espaldas. 

Nuri llega hasta el extremo del área y saca un preciso pase que Batshuayi define de primera. Es su noveno gol en 13 partidos con los “borussen” y ya nadie recuerda la ausencia de Aubameyang.

Lo del belga es un caso singular. En el último día del mercado figuraba haciendo las maletas en Stamford Bridge, tras un acuerdo de cesión con el elenco alemán. Dejaba, momentáneamente, el club con el cual anotó 19 goles en 53 encuentros. Claramente no era lo que esperaban en Inglaterra ni menos Conte, más si consideramos la carta de goleador con la que llegó Batshuayi desde el Marsella, donde marcó en 33 ocasiones.

AP

Sin embargo, 3 de esos tantos los había marcado en sus últimos 3 partidos desde el inicio, mostrando las ganas que tenía de quedarse y ser una opción para suplir a Morata. Pero ni así convenció al italiano, y emigró en una triple transacción que incluyo también a Aubameyang partiendo al Arsenal, y Giroud llegando a reemplazar al belga.

En ese entonces todo indicaba que el más beneficiado sería el Arsenal. Si bien el gabonés ha marcado 6 tantos en 8 encuentros con los “gunners”, su aporte aún no convence en el club londinense. Peor ha sido la suerte de los arietes del Chelsea. Morata se lesionó en febrero y este año ha visto puerta sólo 2 veces -y una tarjeta roja-, en los 8 partidos que ha disputado desde el inicio. ¿Y Giroud? El francés de 31 años sólo ha aparecido en 10 encuentros de los “blues” y su aporte ha sido muy escaso: 2 goles y 3 asistencias. 

Mientras tanto, en Alemania, Michy le demuestra a Conte lo equivocado que estaba. Debutó con 2 goles, una asistencia, y no se detuvo más. Firmó 7 tantos más en tan sólo 12 encuentros más y se ganó a la hinchada de uno de los clubes más populares de Europa. Uno que incluso ni pagó por su préstamo, ya que fue el Arsenal quien lo hizo en el traspaso de Aubameyang.

AFP

Y puede que mucho del gran pasar de Batshuayi por el Borussia tenga que ver con su propio ímpetu. Una vez que Conte le impidió sumar más minutos, indicándole que sería sólo el revulsivo de Morata, el belga supo que lo que correspondía era emigrar a un equipo en el que pudiera sumar minutos de cara al Mundial de Rusia. Se lo exigió al italiano y así llegó a un club en el cual siempre quiso jugar. 

“Siempre quise jugar en Dortmund. Incluso cuando estaba en Lieja me preguntaron en qué clubes me gustaría jugar algún día. Respondí: Marsella y Dortmund. Ahora estoy feliz porque he conocido a ambos. Dos grandes instituciones, tanto en sus países como a nivel internacional”, declaró el delantero a Onze Mondial. Y esas ganas se notan en el césped.

AP

Pero, lamentablemente, lo de Batshuayi sólo será un oasis para los “borussen”. El contrato que firmó a la hora de negociar su cesión no permite la opción de compra por parte del elenco alemán, pero tras su espectacular rendimiento es probable que los de Stogen aprovechen las ganancias de sus traspasos y se la jueguen por el belga.

Michy, mientras tanto, seguirá tapando bocas y llevando al Borussia a puestos de Champions. Quien sabe, puede que pronto lo veamos brillando también en la Copa del Mundo.

Puede interesarte