Por Vicente Quijada
9 abril, 2018

El francés lleva 3 años seguidos anotando en el Santiago Bernabéu.

Minuto 56′ en el mítico Santiago Bernabéu, y 1-0 a favor los locales en el clásico madridista, tras otro gol del imparable Ronaldo -tras una genial asistencia de Gareth Bale. Pelota en zona merengue, Partey le filtra un balón a Griezmann, quien está levemente adelantado, y este se la pasa a Vitolo, quien se estrella ante Navas. El balón le queda servido al francés, quien con sangre fría pone el empate.

Tras su tercer gol consecutivo en el coloso de los Blancos, Antonie hace algo que enfurece aún más a la hinchada local.

Corre hacia un costado de la cancha, pone su mano derecha en la frente, haciendo una L, y la otra en el pantalón. Abre las piernas y baila moviéndose a los lados. Más de algún fanático ya se percató: está haciendo la celebración de Fortnite: Battle Royale de “toma la L” -de perdedor-. El movimiento está inspirado en un juego online de consolas, bastante popular en el último tiempo, en el que los jugadores deben competir contra otros 100 y eliminarlos a todos mientras el mapa se va achicando.

Y Antonie, rara vez ajeno a la cultura pop, lo adoptó para enrostrarle su gol al archirrival. No por nada es tan popular en las redes sociales.

No es la primera vez que lo hace. A mitad de semana, en el partido de ida de los cuartos de final de Europa League ante el Sporting de Lisboa, estrenó la celebración tras marcar el 2-0 que selló el encuentro. Y las redes sociales de la competición, al tanto de las novedades en el mundo de los videojuegos (!), destacaron inmediatamente la referencia.

Griezmann tiene ahora una nueva forma de celebrar sus goles, los cuales ya son 18 en la presente Liga, muchos de los cuales llegaron junto con el arribo de Diego Costa. Tantos que quizás se llevará al Camp Nou la próxima temporada, pero aquello es harina de otro costal.

En lo que respecta al partido entre los escoltas del líder, y casi seguro campeón, Barcelona, el marcador no volvió a cambiar tras la anotación del francés. Algo que no hubiera sido posible sin la inspirada tarde de los porteros. Navas tapó en 4 ocasiones, una de espectáculo, pero fue Oblak el verdadero héroe de la jornada, con 7 atajadas. La última a Sergio Ramos fue impresionante. 

AFP

1-1 que no le sirve a nadie en la cancha y pavimenta aún más el camino a los catalanes. Por ello, sólo cabe rescatar la postal del cancerbero esloveno y una nueva celebración del ariete francés, la cual de seguro veremos en el próximo FIFA. 

¿Para eso lo hiciste, cierto Antonie?

Puede interesarte