La forma y las venas de su barriga son aterradoras. Advertencia: Estas imágenes podrían herir tu sensibilidad.

Me ha pasado no solo una, sino muchas veces. Estás en el autobús, en el metro, en alguna fila donde tienes que pagar, o esperando a alguien sentada en una banca; y casi siempre aparecen mujeres con una tierna e inocente barriga, inmediatamente crees que se trata de un embarazo, y por inercia le das tu lugar; aunque muchas veces no se trata de un embarazo.

Eso es justamente lo que le pasaba a una mujer inglesa apodada “Jo” de 35 años cuando caminaba por alguna calle; todos le ofrecían el asiento en el tren o en el bus pensando que estaba embarazada, pero no. Ella no esperaba un bebe. 

BBC

La barriga de esta mujer,  que parecía ser de un embarazo bastante avanzado,  era el resultado de una adicción terrible al alcohol.

Después de trabajar durante años en un bar, Jo cayó en una terrible adicción al alcohol. Dependencia que tuvo por más de 5 años. Esta llegó a tal límite, que bebía por lo menos 3 botellas de vino todos los días, causándole un severo daño al hígado; lo que se tradujo en cirrosis. 

La cirrosis es una enfermedad crónica e irreversible del hígado que se origina a causa de la destrucción de las células hepáticas y produce un aumento del tejido nodular y fibroso en este órgano.

Con esta enfermedad, Jo desarrolló una retención de líquidos que la hizo parecer embarazada, y cada tres semanas debía ir al hospital  para drenar todo el líquido que tenía alojado en el hígado.

BBC

Lamentablemente el daño era permanente, y aunque esta mujer ya no beba alcohol, debe ir constantemente al hospital para el drenaje. La situación es tan incómoda que tuvo que volver a vivir con su madre porque la retención es tanta, que le costaba vestirse e incluso, caminar.

La historia de Jo sirve como un aterrador ejemplo de lo que puede suceder con el abuso de alcohol.

Mira un reporte de esta historia en el siguiente video:

¿Conoces historias similares?

Puede interesarte