Por Ignacio Mardones
12 abril, 2018

Me gustó el momento en que el globo revienta.

En el 2013 cinco amigos se reunieron para llevar a cabo un experimento fascinante: instalaron una cámara GoPro a un globo que posteriormente se elevaría hacia las alturas. Ellos eran del estado de Arizona y escogieron el Gran Cañón como base para lanzar su peculiar “nave”. A la caja donde iba la cámara también le habían integrado un rastreador, para que cuando ésta cayera pudieran encontrarla. Todo estuvo listo. Dejaron elevarse el globo y luego de un tiempo alcanzó una altitud de 30 mil metros, sin embargo, una vez que explotó debido a la presión el radar dejó de funcionar y los amigos perdieron el rastro.

ballooon

Bryan Chan

Habían perdido las esperanzas de recuperar la grabación. Pasó el tiempo y no tuvieron ni una señal de que alguien hubiera encontrado la caja. No fue sino hasta dos años después que una mujer los llamó para decirles que había encontrado una extraña caja con sus nombres escritos en ella. Dentro estaban las increíbles imágenes del viaje espacial.

La caja había aterrizado a 80 kilómetros de distancia desde donde fue lanzado, donde casi no habían rutas ni caminos. Cuando hicieron los análisis de los datos descubrieron que el vuelo total había durado 1 hora y 38 minutos, llegando a una altitud de 29.870 metros.

cameraspacecraft

Bryan Chan

¿Qué te pareció este proyecto?

Puede interesarte