Por Mariana Meza
5 enero, 2021

Las altas temperaturas registradas en la zona, que llegaron a los 20 grados centígrados, serían la causa principal de que este agujero de un millón de kilómetros cuadrados se haya cerrado por completo. Descubrimiento que tiene anonadada a la comunidad científica.

Bastante se ha hablado de los efectos negativos del cambio climático en el planeta y los esfuerzos por revertir sus dramáticas consecuencias no han cesado. Aunque la comunidad científica acaba de revelar muy buenas señales. 

Y es que hace poco fue noticia el descubrimiento de un agujero en la capa de ozono, específicamente en el Ártico, que preocupó a los científicos, ya que se perdió el 30% de gas en la estratósfera y el evento comenzó a crecer a un tamaño poco habitual, alcanzando un millón de kilómetros cuadrados. 

Sin embargo, recientemente se supo que ese agujero se cerró por completo, dejando a los científicos completamente anonadados. 

DPA

A través de una publicación en Twitter, el Servicio de Monitoreo de Atmósfera Copernicus anunció la buena noticia. 

“El agujero de ozono de 2020 fue uno de los más grandes y de mayor duración en nuestros registros, que se remonta a varias décadas. Pero la tendencia general sigue siendo hacia la recuperación general”, se lee en la publicación. 

¿La razón? Resulta que una de las principales causas que se manejan con respecto a la generación de este agujero en el Ártico es que apareció debido a las altas temperaturas poco habituales registradas en esa zona -las que llegaron a los 20 grados centígrados- producto de los fuertes aires cerca del Polo Norte que atraparon el aire frío, impidiendo que llegaran al lugar. Fenómeno conocido como “vórtice polar”. 

Al parecer esta potente ola de calor, junto con la pandemia del COVID-19 que si algo bueno ha traído es que se redujeron los niveles de contaminación, hicieron una buena acción con el planeta. 

El desaparecido agujero fue descubierto en marzo de 2020 y fue confirmado por la Agencia Espacial Europea un mes después luego de analizar los datos del satélite Sentinel-5P del Servicio de Monitoreo Copernicus. 

Puede interesarte