Por Alejandro Basulto
15 octubre, 2019

De esta manera, el país de donde provienen se transformaría en el primero en eliminar el cáncer cervical.

Siendo el cáncer una enfermedad que preocupa y hasta destruye a muchas personas y familias, la reciente noticia que viene desde Australia emociona a muchos, debido a que podría convertirse en el primer país del mundo en eliminar el cáncer cervical. Debido a que unos investigadores de la Universidad Griffith en Queensland, lograron dar con una cura tras experimentar con ratones la tecnología de edición de genes para atacar los tumores generados por el cáncer cervical.

Getty Images

Esto tras que el investigador principal, el profesor Nigel McMillan, anunciara que la prueba que se realizó en los roedores afectados con cáncer cervical, tuviera un éxito de un 100%, sobreviviendo todos los animales que fueron sujetos a las pruebas. También, y según consigna ABC, este profesor además declaró que esta es la primera cura que utiliza esta tecnología para atacar el cáncer. Lo que podría transformarse en una solución pionera frente a esta tan terrible enfermedad.

Pixabay

Se trata más precisamente de la herramienta de edición de genes conocida como CRISPR-Cas9, que es inyectada por nanopartículas en el torrente sanguíneo del paciente. Después estas buscan el gen E7, que es el que causa el cáncer, y lo cortan por la mitad. De esta manera, cuando la célula repara el gen con ADN adicional, no reconoce las células cancerosas y termina generando una nueva célula sana.

«Esto es como agregar algunas letras adicionales en una palabra para que el corrector ortográfico ya no la reconozca. El cáncer debe tener este gen para producir, una vez editado, el cáncer muere (…) Buscamos muchos marcadores, inflamación y daños, pero estaban perfectamente bien, así que esto es muy emocionante (…) Todavía hay muchos pasos por recorrer antes de llegar a la etapa clínica, pero creo que esto realmente demuestra que la edición de genes demostrará ser útil»

– explicó el profesor McMillan, según consigna ABC.

Pixabay

Esperemos que la investigación siga avanzando bien y rápido, para que pronto pase a su fase clínica y que tras ello, muchos pacientes afectados por el cáncer tengan una respuesta ante su padecimiento.

 

Puede interesarte