Por Alejandro Basulto
14 septiembre, 2020

Se debe al descubrimiento de un gas conocido como fosfano o fosfina, que es una molécula que solo puede producirse industrialmente o encontrarse en los microbios.

Siempre se ha sospechado de que hay vida en el planeta Marte. Debido a sus características, es el cuerpo espacial más cercano y similar a la Tierra, por lo que no sería de extrañar que también albergue seres vivos. Sin embargo, un reciente hallazgo, dio con indicios que sorprendentemente podrían significar la existencia de vida en el planeta Venus. Debido a que el descubrimiento de una sustancia en la atmósfera, que solo suele hallarse en microbios o en producciones industriales, ha permitido que se teorice sobre la existencia de organismos vivos que flotan en las nubes de este planeta tan cercano al Sol.

Fosfina | NASA

Se trata de la molécula llamada fosfano o fosfino (PH3), la que es formada por un átomo de fósforo y tres átomos de hidrógeno. En la tierra se le puede hallar en microbios que viven en las entrañas de animales o en ambientes pobres de oxígeno como es el caso de los pantanos. O, si las sospechas son ciertas, también sería el caso de un planeta carente de oxígeno como Venus. Lo que se ha investigado actualmente, debido a la extrañeza de que este gas se encuentre ahí, a 50 kilómetros de la superficie del planeta.

NASA

En un artículo publicado por la profesora de la Universidad de Cardiff, Jane Greaves y sus colegas en Nature Astronomy, se hicieron preguntas e investigaciones para encontrar la respuesta a este raro fenómeno. Mismo medio, por el cual han publicado estudios para intentar demostrar que está molécula podría tener un origen natural y no biológico, pero hasta ahora, no han obtenido un resultado satisfactorio. Acorde a todo lo que se sabe Venus, no se ha podido explicar una causa abiótica a la fosfina. No al menos en las cantidades en que se ha avistado en dicho planeta.

“A lo largo de toda mi carrera me he interesado en buscar vida en otras partes del Universo, por eso me impresiona que esto sea posible (…) Pero sí, estamos animando genuinamente a otras personas a que nos digan lo que podríamos habernos pasado por alto. Nuestro artículo y los datos son de acceso abierto; así es como funciona la ciencia”

– dijo Jane Greaves a la BBC.

Telescopio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, en Chile | ESO

A raíz de esto, la posibilidad de que exista una fuente de vida en Venus, cada vez adquiere una mayor relevancia. Molécula centro de esta discusión, que fue hallada en ese planeta a través del telescopio James Clerk Maxwell en Hawái, para después confirmarse su presencia gracias a un aparato similar y más grande que se encuentra en Atacama, en Chile. A pesar de que la fosfina se encuentra en una concentración pequeña (solo 10-20 partes en cada mil millones de moléculas atmosféricas), al ser Venus un país que comparado a la Tierra es un infierno para la existencia de la vida, con un 96% de su atmósfera compuesta de dióxido de carbono y temperaturas de más de 400 grados en la superficie, la presencia de este gas biológico es muy llamativa.

SPL

De hecho, pese a este hallazgo, sigue siendo muy difícil creer que haya existencia de organismos vivos en este planeta, ya que las mismas gruesas nubes del planeta, están compuestas en un 75-95% de ácido sulfúrico, que es funesto para la estructuras celulares que permiten que haya vida en la Tierra. Una posibilidad es que estos supuestos microbios venusianos utilicen una bioquímica desconocida, o que simplemente, que como especie haya desarrollado una tipo de armadura para protegerse del hostil ambiente en el que vivirían.

Puede interesarte