Por Constanza Suárez
11 octubre, 2019

Esta «sangre» representaría un gran avance y ayuda a la situación actual.

Un equipo de científicos japoneses acaban de crear sangre artificial, con glóbulos rojos, que transportan oxígeno y plaquetas, y también desencadenan la coagulación cuando la piel recibe un corte o golpe. En teoría, esta “sangre” podría ser transfundida a pacientes independientemente de su tipo de sangre. 

Actualmente, si se necesita recibir una transfusión de sangre, debe coincidir con el tipo de sangre o el «donante universal», tipo O negativo. Un sustituto de sangre para todos los tipos facilitaría la situación en hospitales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se recolectan 117 mil millones de unidades de sangre donada a nivel mundial, y eso todavía no es suficiente.

Jochen Sands

Como informaron en la revista Transfusion, los investigadores de Japón se propusieron desarrollar un sustituto de sangre artificial que pueda imitar y cumplir las funciones de la sangre biológica, principalmente lo que refiere a almacenamiento y el transporte de oxígeno.

La hemoglobina es la proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno a los tejidos del cuerpo y devuelve el dióxido de carbono a los pulmones. Como sustituto de esta proteína vital, el equipo desarrolló «vesículas de hemoglobina» con un diámetro de solo 250 nanómetros que pueden servir como transportador de oxígeno. Junto con las nanopartículas hemostáticas basadas en liposomas, esto se mezcló con plasma, la base líquida amarillenta de la sangre.

Pixabay

Los investigadores transfundieron el sustituto de sangre en 10 conejos que habían sufrido una hemorragia letal por una lesión hepática. Sorprendentemente, seis de ellos sobrevivieron, lo que según el estudio tiene la misma tasa de éxito que una transfusión de sangre biológica, y ninguno de los animales experimentó ningún «evento adverso grave» en el estudio.

No está claro si este producto podría conducir a problemas de salud más grande, ya que los investigadores no exploraron la seguridad a largo plazo de la sangre. Del mismo modo, el estudio también advierte que sus hallazgos «pueden no ser generalizables para los humanos». 

Shutterstock

Este no es el primer intento por crear un sustituto de sangre confiable en las últimas décadas, pero la mayoría ha conseguido solo un éxito limitado. A pesar de las limitaciones, esta investigación podría ser un trampolín vital para encontrar ese sustituto de sangre artificial universal.

 

 

 

 

Puede interesarte