Por Alejandro Basulto
12 agosto, 2020

El experimento ha resultado ser mucho más efectivo que las técnicas actuales para desalar este líquido vital.

Como muchos ya tendrán entendido, el agua, un recurso fundamental para la existencia de la vida en el planeta, es un líquido no renovable. Es decir, en un determinado momento, se agotará en nuestro planeta, o al menos eso ocurrirá con el agua dulce y potable, que es la que nosotros los seres humanos, como también otros seres vivos, necesitamos para sobrevivir. A esta problemática también se le suma la de ciertas zonas y comunidades en el mundo, que por una u otra razón, tienen un acceso muy limitado y escaso a este preciado recurso. Los poblados sin agua potable son hoy una realidad.

Pixabay

Por lo que científicos de todo el mundo se han puesto a trabajar en técnicas e inventos que den con una manera de corregir esta compleja situación. Apareciendo un grupo internacional que logró transformar el agua salobre y de mar en agua potable, una segura y limpia para que pueda ser consumida por cualquier persona. Y esto en menos de 30 minutos, lo que es un tiempo considerablemente menor a lo que hoy se demoran en desalar este preciado líquido las técnicas actuales.

“La desalinización se ha utilizado para abordar la escasez de agua en todo el mundo. Debido a la disponibilidad de agua salobre y de mar, y debido a que los procesos de desalinización son confiables, el agua tratada puede integrarse dentro de los sistemas acuáticos existentes con riesgos mínimos para la salud (…) Pero los procesos de desalinización térmica por evaporación consumen mucha energía y otras tecnologías, como la ósmosis inversa, tienen varios inconvenientes, incluido el alto consumo de energía y el uso de productos químicos en la limpieza y decloración de membranas”

– explicó el profesor Huanting Wang, según consigna el sitio web de la Universidad de Monash.

iStock

Para este método se utilizaron marcos de metal-orgánicos (MOF) y luz solar, según la información que publicaron sus autores en la revista Nature Sustainability. El autor principal del estudio es el profesor del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Monash (en Australia), Huanting Wang, quien ha destacado que este trabajo ha abierto una nueva alternativa para el diseño de materiales sensibles que permiten desalar el agua de manera eficiente y sostenible.

“La luz solar es la fuente de energía más abundante y renovable en la Tierra. Nuestro desarrollo de un nuevo proceso de desalinización por adsorción mediante el uso de la luz solar para la regeneración proporciona una solución de desalinización eficiente en cuanto a la energía y sostenible desde el punto de vista ambiental (…) Estos MOF sensibles a la luz solar pueden potencialmente funcionalizarse aún más para obtener medios de extracción de minerales de baja energía y respetuosos con el medio ambiente para la minería sostenible y otras aplicaciones relacionadas”

– declaró el académico residente en Australia.

DPA

Un hallazgo que se valora aún más en un contexto en el que la amenaza del calentamiento global es tan palpable y vivible. Esta técnica ayudaría a proporcionar agua potable a varias regiones del planeta que hoy, a raíz de diferentes motivos, carecen de este preciado y vital líquido.

 

Puede interesarte