Por Alejandro Basulto
17 septiembre, 2020

Se espera que superen en el mercado a los prototipos inventados por el startup Neuralink, de Elon Musk.

Luego de 10 años de intenso trabajo, una de las más graves e inhabilitantes afecciones que puede soportar una persona, estaría cada vez más próxima a tener una solución. Debido que investigadores de la Universidad de Monash han logrado importantes avances en la creación de un “ojo biónico” que pueda ser implantado en un sujeto humano. Invención esperada por muchos, que ayudaría a hacer frente a padecimientos como la ceguera o la simple pérdida de dicha órgano. Malestares y discapacidades, que nadie está exento de sufrir, por lo que las noticias sobre esta nueva tecnología le están brindando esperanzas a varios.

Michelle McFarla / MMP

Los científicos y expertos a cargo de este sistema de visión biónica llamado Gennaris, esperan que estos implantes inalámbricos, que se colocarían en la superficie del cerebro, restauren la visión que algunos nunca tuvieron y que otros han perdido. Prototipo que incluirá un casco personalizado con una cámara y un transmisor inalámbrico, además de una unidad de procesamiento de visión y software, estando todo esto complementado con un conjunto de placas de 9×9 milímetros que serían implementadas en el cerebro.

“Las prótesis de visión cortical tienen como objetivo restaurar la percepción visual de aquellos que han perdido la visión al proporcionar estimulación eléctrica a la corteza visual, la región del cerebro que recibe, integra y procesa información visual (…) Nuestro diseño crea un patrón visual a partir de combinaciones de hasta 172 puntos de luz [fosfenos] que proporciona información para que el individuo navegue en ambientes interiores y exteriores, y reconozca la presencia de personas y objetos a su alrededor”

– dijo el profesor Lowery, del Departamento de Ingeniería de Sistemas Eléctricos e Informáticos de la universidad, según consignó Daily Mail.

Michelle McFarla / MMP

De esta tecnología ya se realizaron pruebas en 10 ovejas durante nueve meses, con resultados exitosos y ningún efecto adverso a su salud. Por lo que el siguiente paso es conseguir más fondos para la fabricación y distribución del implante, junto con también, iniciar los ensayos en personas. Los avances han sido tan prometedores, que se espera que este sistema pueda ser en un futuro adaptado para otras dolencias, como la parálisis. Prototipo que funcionaría al fluir junto con los circuitos complejos de cada uno de los implantes, generando un patrón de pulsos eléctricos que estimularían al cerebro usando microelectrodos. Así superaría o sortearía los nervios ópticos dañados.

“La comercialización de la tecnología de visión biónica también se relaciona muy bien con nuestros planes para explorar más aplicaciones más allá de la visión y la lesión de la médula espinal, como la moderación de la epilepsia y la depresión, controladas por el cerebro prótesis, y la restauración de otros sentidos vitales (…) Se alinea con nuestras capacidades en neurobiónica en la Universidad de Monash, y tener un socio industrial comprometido con quien trabajar será de enorme valor”

– declaró el Dr. Yan Wong, del Monash Biomedicine Discovery Institute.

Michelle McFarla / MMP

Este proyecto recibió un millón de dólares como financiamiento el año pasado y espera recaudar bastante más a finales de este 2020. Un producto que entraría a competir con los chips cerebrales de Neuralink, la startup de Elon Musk, el CEO de SpaceX y Tesla.

Puede interesarte