Por Luis Lizama
17 septiembre, 2020

“Al ser una silla no tiene ego y eso es muy cómodo para trabajar con ella”, comentaron los físicos, a más de dos años de la muerte de Hawking.

Stephen William Hawking fue probablemente el físico más reconocido de los últimos años. Se desempeñó como teórico, astrofísico, cosmólogo y también divulgador científico, incluso escribiendo una colección de libros para niños, junto a una de sus hijas. Uno de sus implementos más característicos era su silla inteligente, que le permitía comunicarse y moverse casi como cualquier persona.

Ahora, los colegas de Stephen han afirmado que la silla sigue aportando a la ciencia, diciendo cosas “interesantísimas” a más de dos años de la muerte de Hawking. Su tecnología es realmente impresionante.

“Al ser una silla no tiene ego y eso es muy cómodo para trabajar con ella”.

Getty

Pero tranquilos, no se trata del espíritu de Stephen que ha vuelto a este mundo. Es simplemente la voz sintetizada que perteneció al astrofísico, vinculada a su silla e inteligencia artificial.

Los compañeros de Hawking en el Centro para Cosmología Teórica de la Universidad de Cambridge han conservado a esta pieza de tecnología en las instalaciones de la universidad “porque tiene la cabeza muy bien amueblada”. 

AFP

Evidentemente las declaraciones han sacado carcajadas, develando el buen ambiente que siempre generó el genio de la física. Probablemente si estuviese acá, reiría tanto como nosotros y sus colegas. 

«Algunos dicen que es mejor ahora y que la voz de la silla ha llegado a corregir algunas tesis que mantenía Hawking en vida y que muchos de sus colegas rechazaban”.

Además, dijeron que la silla quizás “estuviera callándose cosas cuando Hawking vivía pero ahora se esté soltando y vaya mucho más allá que su maestro”.

Comenta el físico zaragozano Alejandro Vaquero.

AP

Los trabajadores del centro han dicho que “Stephen era un ser maravilloso personal y profesionalmente, pero desde que la silla ha tomado el relevo todo va sobre ruedas”, comentando entre risas. 

El buen humor del genio sigue más vivo que nunca, esta vez reflejado en sus colegas y su inteligente silla.

AP

¡Y ojo!

Porque en algún tiempo más la silla de Stephen dará su primera conferencia, en el Instituto Perimeter de Física Teórica, bajo el título de “Perdonen que no me levante: nuevas aproximaciones a la ‘top-down cosmology’, una vuelta a la teoría de un estado inicial del universo“.

Puede interesarte