Por Josefina Pizarro
28 diciembre, 2016

No sólo a los niños, también a los adultos.

Creo que Harry Potter es mi definitivamente mi saga favorita. Más allá de sus geniales personajes, de sus lugares llenos de magia y de la exquisita comida (muero por probar la cerveza de mantequilla), lo más importante es todo lo que nos enseñó: «No importa las condiciones en las que uno nace, sino lo que llega a ser cuando crece» y que el amor es la magia más poderosa. Son frases, momentos y estilos de vida que con todo lo que hay en el mundo, es algo que desesperadamente necesitamos. Ahora la ciencia nos respalda, porque un reciente estudio dice que Harry Potter hace más los niños mejores humanos.

Leer es grandioso y genial para todos los niños, en eso estamos todos de acuerdo, ¿no? Bueno, pues resulta que algunos libros sobresalen en hacer a los niños mejor que otros (Sí Crepúsculo, te estoy viendo, no eres buena influencia). Y no adivinarás qué hallazgo reciente hará que tu corazón explote de felicidad: Sí, Harry Potter.

Un estudio reveló que los niños que leen Harry Potter son más propensos a ser de mente abierta y menos prejuicios contra las minorías.


El trabajo analizó tres grupos diferentes de niños, adolescentes y adultos jóvenes: Estudiantes de quinto grado, estudiantes de secundaria y estudiantes universitarios. 34 estudiantes italianos a través de esta calificación fueron invitados a llenar un cuestionario sobre los inmigrantes y en el transcurso de seis semanas se les pidió discutir ciertos pasajes del libro.

Los estudiantes que se identificaron «personalmente» con Harry tenían opiniones más favorables y tolerantes hacia los inmigrantes.

Las lecturas detalladas revelaron que las actitudes de Harry hacia todas las personas y criaturas en sus viajes eran equilibradas y de mente abierta. Las personas que se identificaban con Harry parecían abrazar estos mismos rasgos también.

Los grupos étnicos no eran el único foco del estudio, de hecho, los que se identificaron con Harry también eran más tolerantes con las personas de la comunidad LGBTQ.


El estudio también reveló información relevante con respecto a los adultos. Los que se identificaron menos con Voldemort también eran más tolerantes con los inmigrantes y las minorías. Sin embargo, aquellos que tenían mayor simpatía por el Señor Oscuro tenían críticas más duras contra los inmigrantes (Trump, cof cof).

Así que si quieres criar a un niño que sea tolerante, entonces regálale un libro de Harry Potter. Te lo agradecerá, créeme.

¿Qué piensas de este estudio?

Puede interesarte