Por Alejandro Basulto
28 agosto, 2020

Tienen cámaras y vasculaturas funcionales al igual que el órgano que van a reemplazar. Serán muy útiles para estudiar enfermedades cardíacas congénitas.

La ciencia no deja de avanzar, sin importar que haya una pandemia o cualquier catástrofe entremedio. De hecho, mientras más compleja pareciera ser la situación, con más rapidez aparecen nuevos hallazgos en beneficio de los seres humanos y del planeta. Ante el apuro y la urgencia, más empeño y dedicación demuestran ponerle los científicos a su trabajo. Y en un área como la medicina, en la que constantemente aparecen amenazas contra nuestra salud, con más razón los expertos trabajan día día con la esperanza de descubrir más tratamientos y medicamentos para las afecciones medicas que nos aquejan.

Corazón humano | Pixabay

Siendo una de las que más preocupan, las enfermedades relacionadas al corazón. Por lo que el hallazgo de un grupo de investigadores de la Universidad del Estado de Michigan, sin duda es un gran logro. Porque ellos han logrado crear los primeros corazones humanos en miniatura que son completamente funcionales. Los hicieron a partir de células madre en un laboratorio, estando completos con todos los tipos de células primarias de este órgano, además de sus cámaras y vasculaturas funcionales.

Corazón humano | Getty Images

Durante el proceso de su creación, tomaron muestras de piel y células sanguíneas de personas adultas, para luego reprogramarlas como células madres conocidas como células madre pluripotentes inducidas, las que pueden convertirse en cualquier tipo de célula que se necesite. Anteriormente ya se habían creado versiones en miniatura de riñones, pulmones, vasos sanguíneos e incluso cerebros, añadiéndose ahora a estos órganos, los corazones.

Los mini corazones que están cultivando en el laboratorio tienen un desarrollo fetal similar al de este órgano humano en su estatus normal. En el día 6 estos pequeños organoides ya habían comenzado a latir, y para el día 15 habían crecido en esferas de alrededor de 1 milímetro de ancho. Además tenían complejas cámaras internas y todos los principales tipos de células que hay en un corazón.

“Estos mini corazones constituyen modelos increíblemente poderosos para estudiar todo tipo de trastornos cardíacos con un grado de precisión nunca antes visto (…) Les damos las instrucciones a las células y saben lo que tienen que hacer cuando se cumplen todas las condiciones adecuadas (…) Ahora podemos tener lo mejor de ambos mundos, un modelo humano preciso para estudiar estas enfermedades, un pequeño corazón humano, sin utilizar material fetal ni violar los principios éticos. Esto constituye un gran paso adelante (…) En el laboratorio, actualmente estamos usando organoides cardíacos para modelar la enfermedad cardíaca congénita, el defecto congénito más común en humanos que afecta a casi el 1% de la población de recién nacidos”

– dijo Aitor Aguirre, autor principal del estudio y profesor asistente de ingeniería biomédica, a MSU Today.

Aitor Aquirre | MSU Today

La finalidad de estos mini corazones es por lo pronto, poder estudiar el origen de las enfermedades cardíacas congénitas y así encontrar maneras de detenerlas. Estamos ante un gran paso en pos de la salud de las personas y de la ética en la ciencia médica, debido a que a este ritmo, ya no sería necesario usar animales de laboratorio.

Puede interesarte