Por Constanza Suárez
22 enero, 2020

El descubrimiento es el resultado de un proyecto de investigación en la Universidad Estatal de Londrina. Un avance que puede mejorar la calidad de vida de muchas personas.

El Departamento de Bioquímica y Biotecnología, en el Centro de Ciencias Exactas (CCE) de la Universidad Estatal de Londrina (UEL) logró desarrollar una membrana compuesta de nanopartículas bacterianas o celulosa (vegetal), capaz de ayudar en la formación de piel, hueso y cartílago.

Unsplash

La iniciativa fue dirigida por el profesor Cesar Augusto Tischer, del Departamento de Bioquímica y Biotecnología, quien explica que, a partir del plástico biodegradable, es posible crear una estructura de soporte que proporcione crecimiento celular, según informó la Agencia de Noticias del Estado de Paraná.

Agencia de Noticias del Estado de Paraná

En una impresora 3D, por ejemplo, se imprime una estructura en forma de oreja, se aplica la membrana como un promotor para la proliferación de células. 

“Este material tiene una alta biocompatibilidad para la proliferación celular, responsable de la formación de tejidos”, explicó. Para llegar a esta conclusión, el equipo realizó varias pruebas en los laboratorios del centro. 

Agencia de Noticias del Estado de Paraná

“Sabemos cómo producir el material estructurante, como una oreja, sabemos cómo incorporar el biopolímero (nanocelulosa) y sabemos la biocompatibilidad de estos materiales y su capacidad para formar nuevas células”, agregó. 

Ahora el equipo quiere que los prototipos sean probados para el crecimiento de células de mamíferos, lo que demostraría la viabilidad de la idea. 

Unsplash

Según Cesar Tischer, los prototipos para el desarrollo de células de piel, hueso y cartílago son una etapa previa al desarrollo de otros tejidos más complejos. Cree que el desarrollo de órganos vitales, como el hígado, el páncreas y el corazón, debería ocurrir durante un período de 10 a 20 años. «Esta es una tendencia internacional», comentó.

 

 

 

 

 

Puede interesarte