Por Cristofer García
14 mayo, 2020

Científicos de de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts intentan llevar a esta pandemia la tecnología que funcionó con otras enfermedades.

Este invento podría ayudar a detener el contagio por COVID-19. Un equipo de científicos de la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT en inglés) desarrollan una mascarilla que brilla cuando está contaminada por el nuevo coronavirus. Sería de gran ayuda en la lucha sanitaria en esta pandemia.

Según reseñó Business Insider, en 2014 el laboratorio de bioingeniería del MIT comenzó a desarrollar sensores que detectaban el virus del Ébola cuando se liofilizaba (proceso de deshidratación) en una hoja de papel. Esta misma tecnología fue adaptada para abordar el brote de virus Zika.

Unsplash

Nuevamente, como parte de sus trabajos con esta materia, están llevando sus investigaciones para ayudar en la pandemia por COVID-19. En este caso esperan crear una mascarilla que pueda identificar con color  fluorescente cuando esté en contacto con el coronavirus. De producirse con éxito, ayudaría a complementar los métodos de detección del virus.

«A medida que abrimos nuestro sistema de tránsito, podría imaginarse que se utilizará en los aeropuertos a medida que avanzamos en la seguridad, mientras esperamos subir a un avión», dijo Jim Collins, encargado del laboratorio en el MIT, en conversación con Business Insider.

Reuters

«Usted o yo podríamos usarlo en el camino hacia y desde el trabajo. Los hospitales podrían usarlo para los pacientes cuando entran o esperan en la sala de espera como una prueba previa de quién está infectado», agregó.

Esto podría facilitar mucho la labor de los médicos en medio de esta pandemia. Una de las particularidades de este coronavirus, a diferencia de brotes anteriores, es la falta de síntomas en pacientes positivos, lo que hace más fácil el contagio en quien cree estar sano, pero es asintomático. Además, sería mucho más rápido detectar los casos.

Reuters

Por ahora, esto solo se encuentra en la primera fase, aunque las expectativas son muy grandes. Esperan poder llevar el diseño del detector al punto que los sensores puedan integrarse a cualquier mascarilla.

Esperan mostrar en las próximas semanas los resultados de que este método funciona. «Una vez que estamos en esa etapa, sería una cuestión de establecer ensayos con individuos que se espera que se infecten para ver si funcionaría en un entorno del mundo real», comentó Collins.

Unsplash

Solo sería cuestión de adaptar los sensores a este nuevo coronavirus, debido a que esta tecnología en 2018 podían detectar los virus virus que causan SARS, sarampión, influenza, hepatitis C, Nilo Occidental,  además de otras enfermedades.

«Inicialmente hicimos esto en papel para crear diagnósticos económicos basados ​​en papel», dijo Collins. «Hemos demostrado que puede funcionar en plástico, cuarzo y tela», dijo Collins.

Unsplash

Se espera que la vacuna para el COVID-19 sea parte de un proceso largo, que aún está lejos de terminar. Sin embargo, esta mascarilla podría ayudar a bajar la tasa de contagios en todo el mundo.

Puede interesarte