Por Alvaro Valenzuela
19 noviembre, 2015

Simplemente cruzan líneas y suman puntos. ¿Será posible enseñar algo así en occidente?

Los niños en Japón aprenden a multiplicar de una forma completamente diferente a como lo hacen en occidente. Ellos no necesitan ese estrés que requiere la memorización de las tablas de multiplicar y lo único que necesita su método es que hagas líneas y después realices un recuento de puntos. Parece bastante simple y quizás mucho más fácil para quienes odian aprender todo de memoria.

 Un ejemplo básico:

Tienes dos números 21 x 13:

Captura-de-pantalla-2015-11-19-a-las-11.03.03

Primero anotas el 21. Primero dos rayas horizontales que son las 2 decenas y finalmente abajo 1 rayita que representa la unidad.

Captura-de-pantalla-2015-11-19-a-las-11.04.03

Luego anotas de manera vertical el 13. 1 rayita primero representando la decena y luego 3 rayitas representando las 3 unidades.

Captura-de-pantalla-2015-11-19-a-las-11.04.20

Finalmente se cuentan los puntos de intersección de cada zona desde el que está más a la derecha hacia la izquierda. En este caso serían 3 unidades, 7 decenas y 2 centenas que da como resultado 273.

Captura-de-pantalla-2015-11-19-a-las-11.05.13

Algo para tomar nota: Al igual que en una suma normal, cuando una «zona de puntos» supera los 10, se mantienen las unidades y se suman las decenas a la «zona» siguiente.

 Aquí puedes ver una demostración rápida de cómo se hace:

httpv://youtu.be/e-P5RGdjICo

¿Simple o no?

Puede interesarte